SOBRE ESTE BLOG

AQUÍ ARRIBA HAY UNA SERIE DE PESTAÑAS INTERESANTES. GRACIAS POR VISITARLAS.

Este blog sigue dedicándose a actividades culturales aunque no le es ajeno el compromiso humano


31/7/08

CASTELLANO Y CATALÁN 2

Estoy de acuerdo con mi joven y buen amigo catalán, el poeta Rafael Benegas, en el comentario que hace a una anterior entrada de este blog titulada “Castellano y catalán”.
Afortunadamente él no tiene problemas ahora y ojalá no los tenga nunca.
Tiene razón cuando da a entender que de Cataluña (como de Madrid y otros lugares) se dicen muchas cosas, no siempre producto de la reflexión o la buena información.
En todo caso, mi repulsa, creo haberlo dicho claro en esa entrada anterior (“Castellano y Catalán”), va sólo para los politicastros, personajillos, miserables extremistas que utilizan las lenguas y lo que sea como vehículo de su ambición y argumentan sus ideas desde el púlpito de su intolerancia, su ignorancia y el engaño al que nos quieren llevar.
Si algún catalanoparlante o castellanohablante o bilingüe (creo que todos los catalanes lo son de momento) de a pie, normal, razonable y no sectario, se siente ofendido, le pido disculpas, porque no es a él a quien quiero ofender.
A los otros sí, a esos que digo, sí quiero ofenderlos porque esos sí son mala gente. Y ojalá pudiera insultarlos en su lengua "materna" para que quedase más claro. También a la mala gente de mi propia lengua castellana, a las cadenas sectarias de televisión, a los periodistas partidistas, a los políticos retrógrados, a los empecinados en excluir y no en aunar, también a esos quiero ofenderlos, despreciarlos y, si es posible, hacer que regresen a la catacumba de la que nunca debieran haber salido.
Desprecio a esos politiquillos... a esos tendenciosos manipuladores... "¡Ah, villanos con poder!" que diría el capitán Álvaro de Ataide al Alcalde de Zalamea, aunque fuera él un imbécil y don Pedro Crespo un tipo con un par. En aquella ocasión la frase del malo de la historia sirve para esta aunque no en el mismo sentido de prepotencia, ya que utilizo “villano” no como el tal capitán lo dice, insultando la sencillez del hombre de aldea que era Crespo, ni como menosprecio del habitante rural de una villa —villa es Madrid y así yo soy villano también— sino como “ruin, indigno e indecoroso”, acepciones que igualmente aplica en diccionario.
Pero, volviendo al asunto, insisto en que resulta perverso que cualquier lengua quiera imponerse a otra. Las lenguas están hechas para entendernos y no para lo contrario.
Cualquier catalán que no sea cerril (la gran mayoría) y cualquier habitante del resto de España que no sea un imbécil (supongo que también la mayoría) sabe que hay que proteger la lengua catalana para que no se debilite o se pierda, para que crezca, como siempre lo hizo, en su magnífica literatura y en su riqueza expresiva —menospreciar cualquier lenguaje es menospreciar la vida—, pero también sabe que perder o empobrecer el castellano, en un territorio bilingüe como Cataluña, es malo para la propia Cataluña y un desastre cultural para nuestros descendientes.

Que el castellano haya llegado a ser una de las lenguas más habladas del planeta no es cosa baladí. Que haya conseguido una gran altura literaria y expresiva, contando con las variantes americanas y los añadidos de otras lenguas, es algo innegable y, a estas alturas, imparable.
Si esta lengua creció al amparo de criterios imperiales, dominadores o impositivos, no es cosa que ahora deba importarnos tanto. También el latín, origen —huelga decirlo—, del catalán y del castellano, se impuso por la conquista y la fuerza de las armas y no por eso habría que despreciarlo. Es más, qué útil hubiera sido mantenerlo como lengua internacional en la que Europa hubiera podido entenderse —lo hizo en tiempos— de manera más “civilizada”.

No se trata de que el castellano pueda estar en peligro si en algún territorio se deja de lado; los que estarían en peligro serían los que lo hablasen o leyesen poco o mal porque perderían un formidable vehículo de cultura y expresión.
Fomentar el uso exclusivo del catalán, proscribiendo el castellano —de esto sí hay bastantes ejemplos en documentos, cartelería, impresos, alguna reglamentación laboral, parte del sistema educativo, etc.— puede llegar a ser de una injusticia y estupidez tremenda para una población absolutamente bilingüe que puede y debe beneficiarse de ambas lenguas, cuidándolas por igual.


Queridos amigos, mi defensa de mi lengua castellana jamás va a excluir la defensa —que asumo como propia— de las otras lenguas de los distintos territorios de España.
La cordialidad inteligente debería ser la única regla del asunto. Que a usted le hablan en catalán y sabe contestar, pues ya está: en catalán. Que usted no sabe catalán, pues lo indica amablemente y listo: en castellano. Que usted va por la carretera y se ha perdido, pues no importa: los carteles en las dos lenguas y a orientarse. Que alguien quiere manifestarse en una de las dos lenguas en cualquier instancia oficial, juicio, parlamento, etc. y hay algunos que no lo entienden, pues para eso están las traducciones simultáneas, los impresos bilingües y la lógica del buen entendimiento...Y se acabó la historia.
Quien menosprecie el catalán y quiera imponer el castellano es un cretino; quien quiera exactamente lo contrario es otro cretino.
¡Anda que no tenemos cosas más perentorias de las que ocuparnos! ¡por ejemplo en cómo llegar a fin de mes!
Enrique Gracia Trinidad

26/7/08

FIN DEL 2º CURSO DE POESÍA EN EL ESCORIAL “POESÍA Y COMUNICACIÓN”


(Foto desde las habitaciones del Curso de Poesía en El Escorial)
Se ha terminado el
2º Curso de Poesía en El Escorial
“Poesía y comunicación”
Agotados pero felices, otro curso más sobre poesía ha pasado a la historia.
Ahora ya estamos pensando en el 3º que se celebrará en julio del 2009.

A los que habéis participado,
gracias por vuestra presencia y vuestro entusiasmo.
A los que hubierais querido pero no pudisteis venir,
ánimo para el año que viene.
A todos,
sabed que este curso, único de poesía que se celebra en El Escorial, en paralelo pero independiente de los cursos académicos que tan poca o ninguna oportunidad dan a la poesía y apenas a la literatura, está abierto para todos y que siempre será un placer compartir una semana de vacaciones poéticas.
Próximo curso: Julio, 2009.
Del día 13 al 18 (inclusive)
Tendrá muchas novedades, tocará estilos y formas poéticas, poesía visual, imaginería poética, análisis de la creatividad, corrección de textos, lectura en público... de todo un poco.
Trabajaremos más y descansaremos más.
¿Que cómo se come eso?
Pues ya sabéis, milagros de la poesía.
Id reservando esa semanita en vuestras vacaciones para no quedaros sin plaza.
Cualquier interesado, ya puede ponerse en contacto con nosotros.
Dentro de poco tendremos incluso página web de los cursos.
Más adelante confirmaremos todo.

Un cordial saludo de
Ana Rossetti, Soledad Serrano, Óscar martín Centeno y Enrique Gracia Trinidad
ALGUNAS FOTOS DEL CURSO DE POESÍA, 08
Sesiones de taller en el jardín


Sesión de video-poesía

Sesiones en sala

Recital público en el Cafetin Croché

¿A que parece una sesión de informáticos?
Pues no: poetas, sólo poetas ¡a los ordenadores!
¡a la videopoesía, al micrófono! ¡a lo que nos echen!

Desayuno poético


CASTELLANO Y CATALÁN

Monasterio de Suso (San Millán de la Cogolla, La Rioja, España) donde aparecieron las primeras palabras escritas en lengua castellana.

Me envía mi amigo Santiago Trancón el enlace de un artículo de Joaquín Leguina sobre el idioma castellano.
Pongo abajo ese enlace y también el de Santiago Trancón (ambos figuran en mis recomendados) porque me parece muy interesante lo que dicen, y cómo lo dicen, sobre nuestra lengua.
Mi admiración por ambos.

Como este asunto de la lengua no para de dar vueltas y está siempre en el candelero de la estupidez y la incompetencia oficiales y en la ambiciosa ignorancia de algunos nacionalistas, me permito hacer varias reflexiones que nada tienen ya de original porque el tema está más que manoseado. Pero hay que insistir porque la estupidez va a más.

La cosa se centra aquí sobre el catalán y el castellano, pero ni que decir tiene que vale también para el vasco y el gallego; y hasta, si me apuran, para las otras dignísimas lenguas, aunque muy minoritarias, que se hablan en cualquier lugar de nuestra tierra ¡la de todos!

Ya está bien de que los asuntos de las lenguas oficiales esté en manos de tantos políticos, ignorantes la mayoría en cuanto a asuntos idiomáticos e ignorantes también, cuando no mentirosos, en temas históricos.

La lengua es nuestra patria (no sólo de los escritores, como se dijo) sino de todos. Y el que tenga la suerte de tener dos leguas, pues todavía mejor; la doble “patria” enriquecerá su visión y ampliará sus posibilidades. Una riqueza magnífica la de las dos lenguas, pero que no puede hacerse obligatoria para cuantos quieran vivir o trabajar en un sitio que las tiene. Si dos lenguas son oficiales, lo sano es que ninguna excluya a la otra y cualquiera de ambas valga para cualquier asunto. Lo demás es enfermedad política grave.

Muchos de los prebostes nacionalistas, son tipos que quieren sacar tajada pese a quien pese, y que prefieren ser los alcaldillos de su terruño, los jefezuelos de su tribu y los brujos de su parcelilla, en vez de sumarse a cuanto nos haga más solidarios, unidos, grandes, fuertes, y ,sobre todo, seres humanos universales.

Todas las lenguas de España son hermosas, defendibles, útiles... pero nadie puede negar que de todas ellas, el castellano es la más universal. Que sepan los que se dejan arrastrar por los políticos ambiciosos que si la pierden perderán mucho más para ellos y para sus hijos.

Esos tipejos falsean los asuntos del idioma para usarlo como bandera, incumplen las leyes, engañan a muchos, atacan la igualdad de todos y, en definitiva no saben más que barrer para su pequeña casa. Son malos vecinos y peores caseros, tratan mal a sus inquilinos y les obligan a cumplir condiciones idiomáticas para escuelas, trabajos, etc. que ellos no tienen que cumplir en el resto del territorio nacional... en fin, un asco de vecindario.

Para mí, que los que se empeñan en arrumbar ahora el castellano en zonas bilingües, son igual de estúpidos, cerriles, fascistas e ignorantes que quienes en tiempos de la dictadura hacían lo mismo con las lenguas locales.

Si Franco y los suyos fueron siniestros y se equivocaron desatendiendo o persiguiendo las lenguas españolas minoritarias, los actuales políticos, o aficionados, que hacen lo mismo con el castellano se equivocan muchísimo más y son igual de siniestros.

Los politiquillos de medio pelo conseguirán más votantes por ese encasillamiento pero los que se dejan engañar perderán posibilidades culturales, amplitud de miras, generosidad. ¿Será mejor un niño que cuando crezca apenas sepa castellano aunque sepa perfectamente el catalán? ¿Será más culto y mejor persona por eso o sólo será más borrego de los jefes de una tribu más pequeña? ¿No perderá las posibilidades del bilingüismo por ambiciones que le son ajenas?

Políticos de todo el estado antepusieron a la lógica y la legalidad sus intereses partidistas, buscando apoyos de nacionalistas para obtener más poder (últimamente lo hicieron Aznar y Rodríguez Zapatero) consintiendo que se vulnerase la Constitución con decisiones y leyes locales sobre el uso de las distintas lenguas del Estado.
Es decir, como siempre, los políticos (esto sí va por casi todos) defienden primero sus intereses y luego los de los ciudadanos. ¿O alguien pensaba otra cosa?

Por cierto, quien me llame ultraconservador, derechista, nacionalista español (¿qué coño es eso?) o cualquier otra lindeza por lo que estoy diciendo, puede hacerlo, pero él y yo sabemos que miente, no sabe lo que dice, o es tonto de capirote.



Otra imagen del Monasterio de Suso (las tumbas de los siete Infantes de Lara)

Leed el magnífico artículo de Joaquín Leguina y veréis lo claro y evidente que resulta todo esto.
http://reggio.wordpress.com/2008/07/17/el-renidero-espanol-de-joaquin-leguina-en-el-mundo/
Recomiendo también varias entradas (junio y julio de este año) en el blog de Santiago Trancón.
http://hacer-pensar.blogspot.com/

Quiero defender el derecho de todos a cualquiera de las lenguas de la península pero, por el mismo motivo, que esa panda de ignorantes gilipollas deje de atacar al castellano.
Enrique Gracia Trinidad

12/7/08

LAS EDADES DEL MUNDO

Os pongo aquí un magnífico artículo de Hernán Casciari, periodista ingenioso, ácido y muy interesante. Podéis encontrar mucho de él en Internet; basta poner su nombre.
Me lo ha enviado mi amigo Enrique Viloria desde Caracas.
EL MUNDO SEGUN CASCIARI
Por Hernán Casciari. Peridista argentino, residente en España
Leí una vez que la Argentina no es mejor ni peor que España, sólo más joven. Me gustó esa teoría y entonces inventé un truco para descubrir la edad de los países basándome en el 'sistema perro'.
Desde chicos nos explicaron que para saber si un perro era joven o viejo había que multiplicar su edad biológica por 7. En el caso de los países hay que dividir su edad histórica entre 14 para saber su correspondencia humana. ¿Confuso? En este artículo pongo algunos ejemplos reveladores.

Argentina nació en 1816, por lo tanto ya tiene 190 años. Si lo dividimos entre 14, Argentina tiene 'humanamente' alrededor de 13 años y medio, o sea, está en la edad del pavo. Es rebelde, pajera, no tiene memoria, contesta sin pensar y está llena de acné (¿será por eso que le dicen el granero del mundo?

Casi todos los países de América Latina tienen la misma edad y, como pasa siempre en esos casos, forman pandillas. La pandilla del Mercosur son cuatro adolescentes que tienen un conjunto de rock. Ensayan en un garaje, hacen mucho ruido y jamás han sacado un disco.

Venezuela, que ya tiene tetitas, está a punto de unirse a ellos para hacer los coros. En realidad, como la mayoría de las chicas de su edad, quiere tener sexo, en este caso con Brasil, que tiene 14 años y el miembro grande.

México también es adolescente, pero con ascendente indígena. Por eso se ríe poco y no fuma ni un inofensivo porro, como el resto de sus amiguitos, sino que mastica peyote, y se junta con Estados Unidos, un retrasado mental de 17, que se dedica a atacar a los chicos hambrientos de 6 añitos en otros continentes.

En el otro extremo está la China milenaria. Si dividimos sus 1,200 años por 14 obtenemos una señora de 85, conservadora, con olor a pipí de gato, que se la pasa comiendo arroz porque no tiene -por ahora- para comprarse una dentadura postiza. La China tiene un nieto de 8 años, Taiwán, que le hace la vida imposible. Está divorciada desde hace rato de Japón, un viejo cascarrabias, que se juntó con Filipinas, una jovencita pendeja, que siempre está dispuesta a cualquier aberración a cambio de dinero.

Después, están los países que acaban de cumplir la mayoría de edad y salen a pasear en el BMW del padre. Por ejemplo, Australia y Canadá, típicos países que crecieron al amparo de papá Inglaterra y mamá Francia, con una educación estricta y concheta, y que ahora se hacen los locos.

Australia es una pendeja de poco más de 18 años, que hace topless y tiene sexo con Sudáfrica; mientras que Canadá es un chico gay emancipado, que en cualquier momento adopta al bebé Groenlandia para formar una de esas familias alternativas que están de moda.

Francia es una separada de 36 años, más puta que las gallinas, pero muy respetada en el ámbito profesional. Tiene un hijo de apenas 6 años: Mónaco, que va camino de ser puto o bailarín... o ambas cosas. Es amante esporádica de Alemania, camionero rico que está casado con Austria, que sabe que es cornuda, pero no le importa.

Italia es viuda desde hace mucho tiempo. Vive cuidando a San Marino y al Vaticano, dos hijos católicos idénticos a los mellizos de los Flanders. Estuvo casada en segundas nupcias con Alemania (duraron poco: tuvieron a Suiza), pero ahora no quiere saber nada con los hombres. A Italia le gustaría ser una mujer como Bélgica: abogada, independiente, que usa pantalón y habla de política de tú a tú con los hombres (Bélgica también fantasea a veces con saber preparar espaguettis).

España es la mujer más linda de Europa (posiblemente Francia le haga sombra, pero pierde espontaneidad por usar tanto perfume). Anda mucho en tetas y va casi siempre borracha. Generalmente se deja follar por Inglaterra y Después hace la denuncia.

España tiene hijos por todas partes (casi todos de 13 años), que viven lejos. Los quiere mucho, pero le molesta que, cuando tienen hambre, pasen una temporada en su casa y le abran la nevera.

Otro que tiene hijos desperdigados es Inglaterra. Sale en barco por la noche, se tira a las pendejas y a los nueve meses aparece una isla nueva en alguna parte del mundo. Pero no se desentiende de ella. En general las islas viven con la madre, pero Inglaterra les da de comer. Escocia e Irlanda, los hermanos de Inglaterra que viven en el piso de arriba, se pasan la vida borrachos y ni siquiera saben jugar al fútbol. Son la vergüenza de la familia.

Suecia y Noruega son dos lesbianas de casi 40 años, que están buenas de cuerpo, a pesar de la edad, pero no le dan bola a nadie. Cojen [joden] y trabajan, pues son licenciadas en algo. A veces hacen trío con Holanda (cuando necesitan porro); otras, le histeriquean a Finlandia, que es un tipo medio andrógino de 30 años, que vive solo en un ático sin amueblar y se la pasa hablando por el móvil con Corea.

Corea (la del sur) vive pendiente de su hermana esquizoide. Son mellizas, pero la del norte tomó líquido amniótico cuando salió del útero y quedó estúpida. Se pasó la infancia usando pistolas y ahora, que vive sola, es capaz de cualquier cosa. Estados Unidos, el retrasadito de 17, la vigila mucho, no por miedo, sino porque le quiere quitar sus pistolas.

Israel es un intelectual de 62 años que tuvo una vida de mierda. Hace unos años, Alemania, el camionero, no lo vio y se lo llevó por delante. Desde ese día Israel se puso como loco. Ahora, en vez de leer libros, se lo pasa en la terraza tirándole piedras a Palestina, que es una chica que está lavando la ropa en la casa de al lado.

Irán e Irak eran dos primos de 16 que robaban motos y vendían los repuestos, hasta que un día le robaron un repuesto a la motoneta de Estados Unidos y se les acabó el negocio. Ahora se están comiendo los mocos.

El mundo estaba bien así, hasta que un día Rusia se juntó (sin casarse) con la Perestroika y tuvieron como docena y media de hijos. Todos raros, algunos mongólicos, otros esquizofrénicos.

Hace una semana, y gracias a un despelote con tiros y muertos, los habitantes serios del mundo descubrimos que hay un país que se llama Kabardino-Balkaria. Un país con bandera, presidente, himno, flora, fauna...y ¡hasta gente!

A mí me da un poco de miedo que aparezcan países de corta edad, así, de repente. Que nos enteremos de costado y que, incluso, tengamos que poner cara de que ya sabíamos, para no quedar como ignorantes.

Y yo me pregunto: ¿Por qué siguen naciendo países, si los que hay todavía No funcionan?

11/7/08

VACACIONES A FLECHAZOS

¡Lo bien que le sientan a Soledad las vacaciones!
Foto en Santa Cristina de Lena, una de las joyas escondidas del prerrománico asturiano.
Ya os mostraré más. E.G.T.
Cuando les decimos a los amigos que nos vamos a Asturias de vacaciones, a leer y a tirar con arco, suelen poner cierta cara de asombro.
No es que no se lo crean, es que eso del arco llama la atención.
Dejo aquí una pequeña muestra del asunto para que no quepa la menor duda.
Soledad y yo, junto a nuestros amigos Batu y Elena, dueños de un hotel incomparable para descansar entre montañas.
En el mismísimo Cangas de Onís, camino de Covadonga. ¡Picos de Europa, oiga!
Entre flechazo y flechazo siempre pienso eso de ¡Pelayo, despierta, que vamos a por ellos!
Soledad, no. Ella se concentra mucho en lo suyo y dispara flechas igual que lee o pasea: hermosa.
Un abrazo, amigos.
Enrique Gracia Trinidad

Aprovecho para hacer publicidad del hotel de mis amigos. Cerca de "La Santina" y los Lagos de Covadonga.

En el corazón de los Picos de Europa, cerquita de las playas...

Un sitio magnífico al que, como nosotros, desde hace diez años, siempre querréis volver.

HOTEL LA ABLANEDA
Soto de Cangas. Cangas de Onís. Asturias. 985 940245
BUSCAD EN INTERNET Y VERÉIS
¡Ya podéis llamar pronto porque se llena!




8/7/08

GRAN REVISTA LITERARIA

CUADERNOS DEL MATEMÁTICO
UNA MAGNÍFICA REVISTA LITERARIA
Próxima ya a cumplir sus 20 años de existencia, Cuadernos del Matemático,
dirigida por el escritor Ezequías Blanco, es todo un ejemplo.
Relatos, poemas, opinión, ensayos y reseñas, traducciones, varios suplementos... hacen de cada uno de los dos números que edita al año una magnífica ocasión para disfrutar de la literatura y estar al día.

En su último número (40) ha rizado el rizo entre las de su género, incluyendo algo que pocas revistas literarias hacen (no quisiera equivocarme diciendo ninguna) viñetas de humor.
Las revistas de este tipo suelen adolecer de seriedad compulsiva, parece que a poetas, narradores y ensayistas les cuesta ver su trabajo junto a caricaturas o dibujos que hacen guiños humorísticos sobre literatura y escritores.

Destaco aquí esta iniciativa de Cuadernos del Matemático por dos motivos: Por el sano ejercicio de reírse de las cosas serias de uno mismo y porque las viñetas que incluye son mías
(aparecen firmadas como EDU porque, como pocos saben, mi segundo nombre es Eduardo)
De esta manera hago reconocimiento y publicidad de una gran publicación literaria, y de paso me hago publicidad a mí mismo (¿estamos hablando de humor, no? pues eso)

En serio, no dejéis de suscribiros a Cuadernos del matemático.
Es una veterana y bien diseñada revista. Merece la pena mucho más allá de mis críticos monigotes.

Podéis solicitar la suscripción en
cmatematico@wanadoo.es
Se puede comprar en las librerías de Madrid:
Rafael Alberti, Antonio Machado, Visor, Hiperión, Periferia y Casa del Libro de Madrid.
Se pueden ver cosas sobre ella en
http://perso.wanadoo.es/daniblanco/cmatematico/index.htm (no muy actualizado)
ALGUNAS DE LAS VIÑETAS QUE APARECEN EN EL Nº 40 DE CUADERNOS DEL MATEMÁTICO



HAY MÁS DIBUJOS, PERO COMO OS VAIS A SUSCRIBIR A LA REVISTA
YA LOS VERÉIS ALLÍ.
¡AH! LOS PERSONAJES SON INVENTADOS.
CUALQUIER PARECIDO CON LA REALIDAD ES PURA COINCIDENCIA
Enrique Gracia Trinidad (EDU)

6/7/08

JUSTICIA ESPAÑOLA (mucho que cambiar)

¡LO DE LA JUSTICIA ESPAÑOLA EMPIEZA SER UNA TRISTE VERGÜENZA!

Sé que habrá algún listo que me tache de fascista, antidemócrata y no sé cuantas tonterías más por decir lo que voy a decir, pero me importa un pito.
La justicia española es débil e ineficaz, nuestra legislación va a remolque de la realidad y “se la coge con papel de fumar” a la hora de proteger los derechos de los delincuentes, dejando muchas veces a las víctimas bastante más desprotegidas.
¡Claro que deben eliminarse las injusticias sociales! ¡Claro que el Estado no puede ser sistemáticamente represivo! lo he defendido toda la vida bastante más que muchos de los que ahora hacen aspavientos desde un lado u otro del panorama político, pero eso no supone que mientras se cambian leyes y conciencia, la sociedad permanezca indefensa ante los delincuentes y las penas aplicadas sean una ridícula vergüenza.

EL ASUNTO

Por eso, me sumo aquí a todos los que están difundiendo en estos días, en Internet, la foto de Rafael García Fernández, alias “El Rafita” o “El Pumoki”.
Muchos recordaréis la noticia: Es el asesino que cuando tenía 14 años (23-5-2003) junto a otros tres jóvenes, violó, torturó y quemó viva a Sandra Palo, una joven deficiente con alguna pequeña deficiencia psíquica.
Ha cumplido 18 años, se ha pasado cuatro en un centro de menores, por supuesto bien tratado, con ciertas libertades, etc. y ahora ¡a la calle!
Los psicólogos, como en tantos otros casos, han señalado que no se ha reinsertado ni arrepentido y que las posibilidades de reincidencia son muchas.
CENSURA PARA LA DIFUSIÓN
La Fiscalía y el Defensor del Menor pretenden que no se difundan sus imágenes (hay que proteger al tipejo) Una cadena de TV, tras meses de investigación, localizó al delincuente. Todos conseguimos ver el rostro de un asesino que ahora —ya en libertad— puede volver a las andadas en cualquier momento; ¿o no hay antecedentes de tal cosa?
La Fiscalía de Menores y el Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid reaccionaron y la foto de semejante bestia tuvo que ser eliminada de la web. Podía haber hasta acciones legales contra la cadena.
Pero hay cosas que no se pueden ocultar. Hay un montón de blogs y páginas que están dando la batalla desde distintas ideologías (me sumo desde mis ideas libertarias aunque no por eso permisivas con los indeseables ni tolerantes ante una justicia pacata y llena de complejos)
No van a poder obligarnos a callar a todos.

Hay quien pide la pena de muerte, yo no. Luché siempre contra ella, pero hay otros modos de evitar que ciertos individuos sigan haciendo daño a la gente. ¡más de 700 denuncias tenían El Rafita y sus amigos cuando violaron, atropellaron varias veces y quemaron viva a Sandra Palo! ¡700 denuncias! ¡Qué coño de sistema judicial es el que tal cosa permite!

Foto del violador y asesino, junto con otros. Tengan cuidado, puede volver a las andadas.

POR SI A ALGUIEN SE LE OLVIDÓ
Algunos de los hechos probados judicialmente parece que fueron estos:
Sandra Palo (22 años, deficiente psiquica), fue secuestrada a punta de navaja por cuatro chicos (entre ellos Rafael García Fernández) la violaron repetidas veces entre los 4 individuos, la atropellaron 15 veces con un coche, la apuñalaron muchas veces, la rociaron con gasolina y la prendieron fuego cuando estaba todavía viva.

Sandra Palo, la víctima. A ella ya no se la puede defender, pero sí a otras muchas que podrían ser también víctimas si se sigue respetando de esa manera "los derechos de asesinos y violadores"
ALGUNOS ENLACES
Video de investigación periodística sobre El Rafita que fue censurado en su día:
http://es.youtube.com/watch?v=gm0xZmWxoKA
Buen enlace en lasprovincias.es de Valencia
http://www.lasprovincias.es/valencia/prensa/20070624/espana/rafita-retrato-asesino_20070624.html
Video con la madre de Sandra Palo, la joven asesinada:
http://es.youtube.com/watch?v=5XpO5hGe2v8&feature=related
Otro enlace con el video:http://www.elmundo.es/elmundo/2007/10/16/madrid/1192532953.html




RECONOCIMIENTO A JOSÉ LUIS GARCÍA MARTÍN

(José Luis García Martín y Enrique Gracia Trinidad en la Biblioteca Nacional, Madrid)

RECONOCIMIENTO A JOSÉ LUIS GARCÍA MARTÍN

De sabios es rectificar y, aunque yo no sea sabio, sí quiero rectificar.
Al tiempo de la refriega de las dos últimas entradas de este blog “Premios de poesía ¡toma ya!” y “Profesional de premios de poesía?” escribí una carta personal a García Martín comentándole lo dicho en el blog y manifestándole mi sensación de malestar.
Su contestación no sólo me ha satisfecho sino que reconozco en ella un aprecio y una honradez que debo destacar.
No reproduzco el cruce de cartas por la necesaria confidencialidad del correo pero sí debo decir que da por recibido lo que él llama “el tirón de orejas” (que conste que sólo era un tirón de amigo, sin más malicia) y manifiesta, entre otros detalles, que tiene cierta manía personal contra los premios y que a veces puede resultar algo injusto por lo que comprende que debería matizar y no nombrar para no molestar a nadie.
No sólo me doy por satisfecho con sus correctas explicaciones sino que reconozco abiertamente que tiene razón en lo que indica sobre la existencia de poetas, si no profesionales, bastante especializados en premios. A veces —añado yo— porque no les queda más remedio para publicar.
Indica que nunca aprenderá a ser diplomático y le contesto, desde luego, que no lo sea mucho: son necesarias personas como él, que digan las verdades (aún a riesgo de pasarse a veces) y denuncien las malas prácticas que rondan en este colectivo de la literatura como en otros.
Creo que, aunque tenga manía a los premios, es persona tan cualificada y tan plena de cultura poética que no debería renunciar a estar en algunos jurados y aportar en ellos su sabiduría, su cierto escepticismo y su mucha experiencia. Su presencia siempre será buena para los premios, para los concursantes y para la poesía en general, porque —me repito— aunque pueda excederse a veces, suele estar muy cargado de razón.
Así que dejo expresamente claros mi admiración por su tarea crítica, mi reconocimiento por su posición independiente y mi afecto personal. Creo que es honesto.
Enrique Gracia Trinidad

3/7/08

¿PROFESIONAL DE PREMIOS DE POESÍA?

José Luis García Martín junto a mí mismo, el día en que le invité a dar una lectura y le presenté en "Poetas en vivo", en la Biblioteca Nacional de Madrid (30-1-2006)
Por entonces no parece que García Martín tuviera mala opinión de mí. La verdad es que todo sigue igual desde entonces (mismos premios, mismos fracasos)... Nos reíamos juntos, nos valorábamos... ¿le he pisado algún callo desde entonces?

Sobre el artículo de José Luis García Martín que recojo una entrada más abajo.
VER ARTÍCULO EN LA ENTRADA INMEDIATAMENTE ANTERIOR (abajo)
Me parece que García Martín no tiene las ideas muy claras últimamente y dispara por disparar sin pararse a pensar. No creo que eso sea propio de un crítico de su categoría.

ECHEMOS CUENTAS
Si en 35 años que llevo publicando, de mis 12 libros de poesía sólo 4 han tenido premio, 3 un accésit y otros 5 fueron publicados por distintas editoriales a su costa, no parece que yo resulte un "profesional" de los premios, como afirma gratuitamente García Martín.

Sé de muchos poetas con bastantes más premios que yo y tampoco diría por eso que sean "profesionales" sino, al igual que yo, autores sin contactos editoriales cuya manera de publicar es irse presentando a premios (¡de los decentes, claro!) y esperar que algún día suene la flauta, que es bastante difícil.
OTRO DESLIZ DE GARCÍA MARTÍN
Cuando afirma que los que él llama "profesionales" escriben "libros unitarios", vuelve a pinchar conmigo porque el único libro algo "unitario" de todos los que alguna vez me premiaron es el último -"Sin noticias de Gato de Ursaria"- y él mismo me lo premió, con el "Emilio Alarcos" junto con Ángel González, Jon Juaristi, Luis García Montero, Aurora Luque, y la viuda del profesor Alarcos, Josefina Martínez.
No parece un jurado al que se le puedan "colar" goles amañados.

Todos mis demás libros (premios o accésits) son colecciones de poemas escritos uno a uno y agrupados luego en libros por criterios de tiempo o estilo, o sea, exactamente como él dice que deben escribir los poetas (cosa que por cierto no me parece tan inapelable)
PRUEBAS
De todo cuanto afirmo, no tanto para defenderme de una acusación sin fundamento como para dejar las cosas en sus sitio, las pruebas están en cuanto llevo escrito y publicado, puede comprobarse, cosa que García Martín no ha hecho en mi caso. Si lo hubiera hecho no se habría confundido de tal manera.

Desconozco de dónde se saca que yo pueda ser un "profesional" de los premios con nada más que ocho (contando finalistas) en 35 años... y además con otros tantos libros más, publicados por cuenta de editoriales (no autoedición)
LA DIFICULTAD DE PUBLICAR ¡CARAMBA!
García Martín no ignora lo difícil que se nos pone a muchos publicar (jóvenes o mayores) Él mismo, hace años, no quiso atender mi solicitud de hacerlo en la editorial que llevaba (luego, sin embargo participa en darme un premio)
Otras editoras me han publicado a través de un concurso (es decir, sin arriesgar un euro) cuando poco antes me habían negado expresamente la posibilidad de publicarme.
¡Cómo no vamos a recurrir a presentarnos a premios!
Y, como es lógico, la mayoría no nos los dan, sólo muy de tarde en tarde cae algo ¡menudos profesionales de los premios estamos hechos...!
Los únicos profesionales son los jurados y algunos hasta se salen del jurado para llevarse ese año el premio... (hay varios casos bastante recientes pero no es cuestión de eso ahora)
ANÉCDOTA AÚN MÁS CLARIFICADORA
Con ocasión del libro "Sin noticias de Gato de Ursaria" que él mismo colaboró en premiarme, García Martín me obsequió, el mismo día de la entrega en Oviedo, con un soneto, recreación casi idéntica del que encabeza la Gatomaquia y que Lope de Vega (Tomé de Burguillos) pone a nombre de su fino alter ego femenino Teresa Verecundia.
Está claro que fue, por su parte, un juego de amistosa alabanza, que le agradecí. Dice así:

DEL LICENCIADO TOMÉ DE BURGUILLOS AUTOR DE LA GATOMAQUIAAL LAUREADO ENRIQUE GRACIA TRINIDAD, CRONISTA FELIZ DE LAS ANDANZAS DE GATO DE URSARIA

Con dulce voz y pluma diligente,
y no vestida de confusos caos,
cantáis, Enrique, dichos y saraos
de un gatuno filósofo indolente.

Si a Homero coronó la ilustre frente
cantar las armas de las griegas naos,
a vos de los insignes marramaos
guerra de amor por súbito accidente.

Bien merecéis un gato de doblones,
aunque ni a Lope celebréis ni al Taso
y con Montero andéis a trompicones.

Pues que por vos, segundo Gatilaso,
quedarán para siempre de ratones
libres las bibliotecas del Parnaso.


Para los menos avisados, reproduzco a continuación el soneto auténtico de Lope de Vega en la Gatomaquia (nadie hable de plagio, por favor, era sólo un juego amable, un guiño oportuno de García Martín)

Soneto de doña Teresa Verecundia(de Lope de Vega)
Al Licenciado Tomé De Burguillos

Con dulce voz y pluma diligente,
y no vestida de confusos caos,
cantáis, Tomé, las bodas, los saraos
de Zapaquilda y Mizifuf valiente.

Si a Homero coronó la ilustre frente
cantar las armas de las griegas naos,
a vos, de los insignes marramaos
guerras de amor por súbito accidente.

Bien merecéis un gato de doblones,
aunque ni Lope celebréis, o el Taso,
Ricardos o Gofredos de Bullones.

pues que por vos, segundo Gatilaso,
quedarán para siempre de ratones
libres las bibliotecas del Parnaso.


LO MÁS CURIOSO Y TERMINO
Lo más curioso es que despues de este simpático detalle y tras todo lo dicho anteriormente sobre lo que llevo escrito, premiado, etc. (que supongo que García Martín debe conocer) se permita tan reconocido crítico afirmar lo que afirma en su artículo (ver entrada inmediata más abajo)
Mucho me temo que lo que afirma de otros --como de mí-- puede estar igualmente falto de acierto y de verdad.
Hay mucha basura auténtica que debiera condenar desde sus artículos. Basura en la que están implicados nombres notorios de nuestra poesía y que él conoce bien (ver otros artículos en este mismo blog bastante más abajo) Ahí debía clavar su colmillo crítico y la literatura se lo agradecería.
No dará marcha atrás, no reconocerá errores (esto no suelen hacerlo los críticos) pero él sabe, seguro, que anda equivocado y que las afirmaciones descalificadoras hay que hacerlas con más tiento, información más exacta y menos a la ligera.
Enrique Gracia Trinidad

2/7/08

PREMIOS DE POESÍA ¡TOMA YA!

("Tampoco es moco de pavo" (foto E.G.T)


Me acabo de enterar de una salida de tono de José Luis García Martín, crítico más que conocido, editor, ensayista, poeta y expecialista en jurados de poesía.
Como estoy veraneando y no tengo ganas ni tiempo para entrar en detalles, aquí va el artículo de García Martín en un periódico de Oviedo (Se titula "Poesía a la Carta o contra los premios")
A continuación va otro artículo de Joaquín Márquez, contestando a García Martín, ya que éste en su artículo le nombra, junto a mí y otros, como "profesionales" de premios. (la salida de tono es, como poco, sorprendente, injusta y gratuitamente malintencionada)
El artículo contestación de Márquez se titula "Con, de, en, por, si... los premios"
Estoy muy de acuerdo con la contestación de Joaquín Márquez y ya veré si próximamente aporto algo de mi propia cosecha.
Insisto en que lo de García Martín es una salida de tono (parece que se le dan bien) que denota un desconocimiento de la realidad que alguien como él no debería permitirse.
POESÍA A LA CARTA O CONTRA LOS PREMIOS
(de José Luis García Martín)
Un libro de poemas es algo más que una recopilación de poemas dispersos, pero su unidad puede manifestarse de las más diversas maneras. La más evidente -la unidad temática- no suele resultar la más recomendable. Los poemas corren el riesgo de convertirse en meros ejercicios, en variaciones sobre un tema dado, en partes de un todo sin valor por sí mismos y sin añadir valor al conjunto. En La nostalgia del caníbal -tercero de sus libros, pero el primero que llega a las librerías-, Natalia Menéndez nos ofrece una notable muestra de ingenio. El índice se configura como la carta de un restaurante: tras un «Preámbulo para hacer boca», vienen unos «Entrantes», siguen los primeros y segundos platos para terminar con «Postres». Se añade una «Carta de vinos y licores» y un «Epílogo para hacer la digestión». Las citas que preceden a cada parte -en algún caso un poema completo- constituyen una breve, pero bien seleccionada antología sobre las metáforas gastronómicas en la poesía de amor: «Aquí sentada así / compartiendo tu mesa. / Bebemos vino frío / y pelamos nuestras pieles / como frutas / aturdidas de sol». El ingenio de Natalia Menéndez sigue manifestándose en los títulos de los poemas. En todos ellos aparece una de las partes del cuerpo (labios, ojos, huesos, dedos, nalgas, corazón?) como integrante principal de uno de los platos del peculiar menú: «Labios sellados con limón exprimido», «Ojos de mirada esquiva en salsa de trufa», «Tartaleta de huesos quebrados con salsa de mar». La excesiva insistencia en el procedimiento le acaba restando eficacia y convirtiéndolo en algo mecánico. Toda esta envoltura no es gratuita. Los poemas juegan con la relación entre amor y devoración. El resultado podía haber sido un libro de macabro realismo, pero nada tienen que ver estos poemas con Aníbal Lexter ni con los casos de canibalismo que de vez en cuando aparecen en los periódicos. Natalia Menéndez gusta del lenguaje convencionalmente poético, en su festines no hay sangre ni vísceras, todo está adecuadamente aliñado, como en sus «Delicias de corazón distanciado en salsa de hinojo», donde las palabras «nacen ahora al pasar / esta página / y confluyen deliciosas / en mi plato. / Se cubren de hinojo / y aroma de menta, / te adivinan, te piensan, te escriben». Con sus tres libros, Natalia Menéndez ha ganado otros tantos premios asturianos. Por ganar premios no se es mejor poeta; tampoco, ciertamente, se debería ser peor. Son sólo una anécdota y, en los poetas jóvenes, casi la única manera de comenzar a publicar. Pero constituyen también un riesgo, y quizá Natalia Menéndez pueda servir para ejemplificar ese riesgo, aunque en ella todavía se manifiesta de la más benigna manera. El poeta escribe poemas; el concursante profesional, libros de poemas. La obra literaria es el poema, que viene cuando quiere, que ha de ser necesario por sí mismo, que ha de bastarse a sí mismo. Luego, cada cierto tiempo, que suele contarse por años o incluso décadas, los poemas se agrupan y la unidad del conjunto suele darla la personalidad de autor y la época de su vida en que han sido escritos. Así ocurre en la mayoría de los casos que vale la pena leer y seguir leyendo, de Antonio Machado a Ángel González, de Luis Cernuda a Francisco Brines, por no citar a Garcilaso o Espronceda. El concursante profesional escribe libros unitarios, que son los que gustan a los jurados, y muy marcadamente poéticos o antipoéticos (nada más banal que la presunta novedad de ciertas originalidades). Algunos aprenden bien el oficio, lo ejercitan con brillantez y son adecuadamente recompensados: no hay galardón que lleve convocándose cierto tiempo que no cuente con un libro de Joaquín Márquez, de Ramírez Lozano, de Enrique Gracia. Uno de los más veteranos y exitosos concursantes, Pedro Rodríguez Pacheco, imprimió una tarjeta promocional en la que afirmaba que su poesía había sido avalada por Pablo García Baena, José Hierro, Claudio Rodríguez y todos los grandes poetas y críticos de los últimos tiempos (todos ellos habían formado parte de los jurados que premiaron alguno de sus libros), pero tantos prestigiosos avales no han logrado librarle del descrédito, la desatención, el olvido. Los profesionales de los premios forman un escalafón aparte: se asoman con frecuencia a las páginas de los periódicos, pero no logran hacer pie en las antologías ni en la memoria de los lectores.

Natalia Menéndez conoce unas cuantas recetas, y las aplica bien (aunque a veces un tanto mecánicamente). Como exitosa concursante tiene, sin duda, un gran porvenir. Como poeta, no diré que le falta todavía un hervor, pero sí que ha de aprender a prescindir de salsas y edulcorantes. Y no olvidar que ser poeta nada tiene que ver son ser un aplicado profesional.
CON, DE, EN, POR, SI… LOS PREMIOS
(Joaquín Márquez)
El pasado día seis de junio publicaba don José Luis García Martín, en un periódico de Oviedo, una crítica o artículo titulado Poesía a la carta o contra los premios, donde me hacía el honor de citarme al frente de algunos poetas representantes, según él, del “concursante profesional”.
Para empezar, dicho señor define al concursante profesional como “el que escribe libros unitarios”, por lo que difícilmente encajaría en esa lista. Mis libros -veinte ya-, están confeccionados reuniendo poemas que, con alguna rara excepción, no tienen la menor unidad temática. Basta con examinar cualquiera de sus índices para comprobarlo. Y de otra parte, me cuesta entender que un poeta se desacredite por escribir libros unitarios. Si fuera así, habría que echarle en cara su unidad temática a Juan Ramón Jiménez, a Cernuda, a Lorca, a Ángel González, y a tantos otros.
Y aún más, conforme a la primera parte de su enunciado, el señor García parece olvidar que la mayoría de los clásicos escribían “a la carta” en numerosas ocasiones, o ¿qué otra cosa son las Elegías de Garcilaso, dedicadas al Duque de Alba en la muerte de su hermano, o la Epístola a don Diego de Mendoza, de Boscán, o los sonetos de Francisco de Aldana, al rey Felipe y a la reina doña Ana, o la mismísima Epístola Satírica y Censoria, de Quevedo, escrita al Conde Duque de Olivares?
Creo que lo que verdaderamente molesta a dicho señor no es que un libro sea unitario o no, sino que se premie, se publique, y encima el autor reciba una remuneración de cierta importancia. Es decir que para este caballero significa un estigma obtener un premio, y no lo es actuar de jurado en ese premio, naturalmente, cobrando. Una contradicción ardua de entender. Debe ser que, en su caso, hay un desdoblamiento. Y el crítico escribe sus artículos y cobra como jurado, y el poeta se resigna y calla.
Al margen de lo indicado, no se le escapa a nadie que escribir poesía y ejercer la crítica de ésta, es convertirse en juez y parte, algo que en cualquier otra labor, resulta, evidentemente, deshonesto.
En resumen, un profesional, de lo que sea, es alguien que se gana la vida con esa profesión, lo que no ocurre en mi caso, ni en el de los poetas que menciona, y sí en el del señor García Martín, que reúne en una sola persona al profesor, al ensayista, al crítico y al poeta. Y supongo que cobra por tres de esas facetas –cobrar por la cuarta significaría un borrón más en su labor crítica, pero, visto el panorama actual, no es algo que deba excluir.
Sabido es lo difícil que resulta publicar en nuestro país. Si no se tienen buenas amistades en alguna colección, hay que doblar el espinazo en las editoriales, mendigando un favor que de una manera u otra habrá de pagarse. Considero mucho más digno presentar el libro a un certamen, donde será un Jurado quien decida qué hacer con él. Como el señor García Martín sabe por experiencia.
Por fortuna, la poesía no es una religión, como algunos –incluyendo al articulista- parecen creer, ni el poeta es un sacerdote. Y uno puede escribir lo que le apetezca y como le apetezca. De la calidad de su escrito, den cuenta los lectores y el tiempo. Que eso ya es otro asunto.
Quienes ganamos algún premio al publicar un libro no formamos, pese a lo que diga el señor García, un escalafón aparte. Son los poetas-críticos quienes forman ese escalafón, aprovechando tal circunstancia para sus propios intereses, manipulando las antologías a su conveniencia (tú me pones a mí, yo te pongo a ti). Y donde, como es lógico, no caben los poetas premiados. En el colmo del descaro, agrega que al autor así anatematizado “tantos prestigiosos avales no han logrado librarle del descrédito, la desatención, el olvido”. Afirmación esta última, que muestra una faceta más de la personalidad del polifacético señor García: la de futurólogo.
Es una pena que no tenga en cuenta el descrédito, la impudicia y la desvergüenza del crítico que, más o menos consagrado como tal, gana premios considerados importantes, después de actuar en esos mismos premios como jurado. Lo que acaba de ocurrir muy recientemente, con algunos eximios colegas suyos, sin que el señor García Martín haya hecho, que yo sepa, el menor comentario. Creo que se merece un premio.
Joaquín Márquez