SOBRE ESTE BLOG

AQUÍ ARRIBA HAY UNA SERIE DE PESTAÑAS INTERESANTES. GRACIAS POR VISITARLAS.

Este blog sigue dedicándose a actividades culturales aunque no le es ajeno el compromiso humano


27/12/14

TIEMPO DE CANTAUTORES (y enlaces canciones)


TIEMPO DE CANTAUTORES

Con ocasión del 23F, escuché, creo que a un periodista, decir en broma que cuando vio a Tejero entrar en el Congreso de los Diputados pistola en ristre, sólo se le ocurrió pensar "¡Coño, que vuelven los cantautores!".
Se me quedó colgada la frase. no sé si aquel se preocupaba por la posibilidad de una involución que trajese de nuevo los cantos de libertad de los llamados cantautores, o si era tan sólo esa vuelta lo que le preocupaba y no el la amenaza que la motivaría. Para mí estuvo claro, era el tipo de la pistola el que me desasosegaba; los cantautores no, esos siempre me gustaron, movieron mi conciencia, alentaron mi esfuerzo y ayudaron a cambiar las cosas; porque no hay cambio a mejor si no va acompañado de la poesía y la música. Lo siento por los que sólo tararean los acordes pop del conformismo y entienden por poesía la copla cutre que esconden en el monedero.
A más de 30 años de aquella balandronada golpista, miro a mi alrededor y, afortunadamente, no escucho rumor de sables sino otro rumor clamoroso, el de millones de españoles a los que el presente, y aún más el futuro, les suena como tablillas de san Lázaro, de puro pedigüeño, sin más opciones que limosnear, emigrar adonde haya trabajo o irse de atracadores al monte. 
No me causa horror que vuelvan los cantautores sino que quiero que vuelvan porque son necesarios. Porque si ellos no levantan los ánimos, a este triste y adocenado país le va a costar mucho más salir del agujero al que nos han arrastrado los miserables propios y los ajenos.
Y no es que sean los chicos, o no tan chicos, de la guitarra los que nos vayan a sacar del atolladero. Somos todos nosotros los que debemos realizar el esfuerzo, pero ellos sirven para dar aliento, para alzar los ánimos, para acompañar la marcha.
Y me dan igual muertos que vivos, españoles que extranjeros, jóvenes que canosos; me da igual que se llamen Labordeta, Serrat, Krahe, Yupanqui, Raimon, Imanol Larzábal, Luis Pastor o Paco Ibáñez. Es lo mismo que suenen anarquistas, comunistas, socialistas... (el conservadurismo da para poco cantautor aunque alguno siempre cae); no importa que varios se hayan echado a perder, otros se vendieran al sistema y los más sobrevivan como puedan: Lo cierto es que los necesitamos. Hace falta un Víctor Jara que lo tenga claro, un Patxi Andión que atruene con su voz, un Llach que nos lo diga en catalán, un Gerena en andaluz o un Larralde en argentino.  


22/12/14

CARTA ABIERTA AL REY FELIPE VI

CARTA ABIERTA A SU MAJESTAD EL REY DE ESPAÑA, FELIPE VI
(Ver abajo en vídeo)

Señor:
Supongo que este año, dará usted el mensaje navideño a los españoles, tal y como parece que dicta la tradición.
El año pasado envié a su padre una carta abierta, que por supuesto no fue atendida —era de esperar—; así que, este año me permito enviarle otra a usted con la misma disposición. Es absolutamente personal porque yo no represento a nadie. Soy un ciudadano más de este país.

Usted nació en los últimos tiempos del dictador Franco, pero ha crecido en la democracia y se ha formado durante la etapa de libertades que entre todos conseguimos con tanto sacrificio, así que quiero creer que no seguirá la tendencia de su padre y antecesor y hablará claro de una vez, cosa que no se ha hecho jamás en esos mensajes institucionales.

Espero que, a pesar de cuanto dicte el protocolo, la prudencia y hasta la conveniencia institucional, no olvide usted que se dirigirá a millones de personas, de las cuales una cuarta parte, si no más, está compuesta por gentes sencillas que en los últimos años han sido expulsadas de su trabajo o trabajan en regímenes de explotación con sueldos de miseria; por familias que han perdido su hogar y viven como pueden y de mala manera, por pequeños empresarios que han tenido que cerrar sus negocios; por campesinos olvidados; por investigadores desasistidos, por hombres y mujeres que, teniendo la misma edad que usted, saben que ya no encontrarán trabajo nunca más;  por miles de jóvenes que han tenido que emigrar para poder trabajar o que permanecen aquí sin muchas esperanzas de futuro. La lista de damnificados es tan larga que no cabría en su discurso, pero ojalá los tenga en cuenta no con buenas palabras sino con la rotundidad y el valor que estos tiempos necesitan.

Espero que no hable usted de recuperación económica porque la macro-economía así parezca indicarlo y porque los ricos sean cada vez más ricos precisamente porque los pobres son cada vez más pobres y más numerosos. Si se le ocurre hacerlo, le rogaría que no generalice, que no mencione sólo esperanzas sino actuaciones concretas que usted piense realizar o exigir para ayudar a la recuperación verdadera, que no es la de los grandes números sino la de todos nuestros conciudadanos, la de todos y no la del sector más privilegiado.

Espero que si habla de libertades, se ponga de parte de los que no pueden ejercerlas por la creación de leyes represivas que impiden manifestar el dolor y la rabia de unos ciudadanos que ven recortada su sanidad y su educación públicas, su cultura, sus atenciones sociales a los dependientes y hasta su negación de medicamentos a enfermos que sin ellos mueren a diario, por poner sólo los ejemplos más lamentables; mientras sí que se ayuda a los bancos, a los equipos de fútbol, a los partidos políticos, a las multinacionales y a otros poderosos.
Hablo, como bien sabe, de beneficios fiscales, rescates, condonación de deudas, moratorias y trato preferente que se niegan a los contribuyentes ordinarios.

Espero que no nos ahorre la condena absoluta de los miles de políticos imputados, con nombre y apellido, con siglas de partidos en la solapa, y la de sus cómplices que guardan silencio y la de sus empresarios corruptores. No serán la mayoría —cosa que estaría por ver— pero sí son tantos que sitúan a nuestra patria entre los países más corruptos de nuestro entorno.

Espero que, dentro de esa condena, incluya a los grandes culpables que no son otros que los poderosos del mundo, sean multinacionales, grandes fortunas, paraísos fiscales, negociantes de armas, farmacéuticas desaprensivas, gobiernos corruptos y mendaces, especuladores financieros y explotadores de cualquier pelaje que protegen sus intereses en lugares como el Club Bilderberg, el G20 y otros, sin importarles la destrucción del planeta y la miseria o la muerte de millones de seres humanos.

Espero que aproveche para hablar de la justicia española y que proponga solucionar su escandalosa falta de medios, su acumulación de leyes antiguas y desfasadas y su difícil independencia; todo ello provocado y tolerado por los sucesivos gobiernos de esta democracia a la que tanto parece que le cuesta modernizarse. 

Espero, en fin, que no continúe el discurso de lugares comunes que su padre hacía cada año y demuestre que usted sí conoce la dura situación y se dispuesto a luchar con su pueblo, sin situarse fuera de la realidad como lo está la inmensa mayoría de gobernantes.

De hacerlo así, con firmeza y sin palabrería, supongo que se estará usted ganando el puesto que ocupa por herencia. De no hacerlo, continuará siendo parte del problema y cómplice de cuanto, lamentablemente, está ocurriendo.

Le invito a considerar en serio y aplicarse con valor, sin gestos ambiguos ni solidaridad de escaparate, los versos que Gabriel y Galán dedicó a su bisabuelo Alfonso XIII, de donde saco estos fragmentos: 
(...)
Señor, si en ese sagrado
solar de español sentir
han ante vos ocultado
con luz de vivir dorado
sombras de negro vivir,
mintió la vieja embustera
que llaman cortesanía.
(...)
Señor: no oigáis las canciones
de las doradas sirenas
que sólo cantan ficciones...
¡Los más grandes corazones
son los que arrostran más penas!
(...)
¡Patria sois también, Señor!


Reciba mi atento saludo
Enrique Gracia Trinidad

En Madrid, a 22 de diciembre de 2014