SOBRE ESTE BLOG

AQUÍ ARRIBA HAY UNA SERIE DE PESTAÑAS INTERESANTES. GRACIAS POR VISITARLAS.

Este blog sigue dedicándose a actividades culturales aunque no le es ajeno el compromiso humano


13/10/08

EDUCACIÓN EN ESPAÑA

Foto Enrique Gracia Trinidad
Cartel en tienda, junto a una Junta Municipal de Madrid
(¿a nadie se le ha ocurrido hacerles alguna sugerencia a los dueños?)
He recibido un artículo sobre la educación en España que me ha parecido estupendo y con el que además coincido en todas y cada una de sus palabras. ¡No tiene desperdicio!
La educación deficiente es uno de los males endémicos de nuestro país y hay que insistir en denunciar sus enormes carencia permanentemente, hasta en estos tiempos de crisis en los que parece que sólo debe hablarse de euros.
Inclusos más ahora, porque al arrimo de la crisis y los gastos suntuarios (ahí casi nunca se ahorra) corremos el riesgo cierto de que las partidas presupuestarias que se recorten sean las de siempre (educación y cultura a la cabeza) y nos sigamos quedando a dos velas como siempre.
No estoy hablando por boca de ganso. Sólo en el Ayuntamiento de Madrid, por poner un ejemplo, de las actividades culturales que se realizaban en los centros de los distritos hace dos o tres años, se ha rebajado por encima del 50%.
Como me dedico a esto, tengo en mi poder programaciones de aquellos años y de estos y puedo demostrarlo con toda precisión. Los recortes están siendo drásticos.
Y no olvidemos que educación y cultura son áreas que van de la mano.
Pero vamos con el artículo sobre educación. Ya hablaremos otro día de los Centros culturales municipales, que tienen tela para cortar.
Aquí va el artículo. Es de Pérez Reverte (mi enhorabuena desde aquí) y se publicó hace poco en XLsemanal
Cuadrilla de golfos apandadores, unos y otros. Refraneros casticistas analfabetos de la derecha. Demagogos iletrados de la izquierda. Presidente de este Gobierno. Ex presidente del otro. Jefe de la patética oposición. Secretarios generales de partidos nacionales o de partidos autonómicos. Ministros y ex ministros -aquí matizaré ministros y ministras-de Educación y Cultura. Consejeros varios. Etcétera. No quiero que acabe el mes sin mentaros -el tuteo es deliberado- a la madre. Y me refiero a la madre de todos cuantos habéis tenido en vuestras manos infames la enseñanza pública en los últimos veinte o treinta años. De cuantos hacéis posible que este autocomplaciente país de mierda sea un país de más mierda todavía. De vosotros, torpes irresponsables, que extirpasteis de las aulas el latín, el griego, la Historia, la Literatura, la Geografía, el análisis inteligente, la capacidad de leer y por tanto de comprender el mundo, ciencias incluidas. De quienes, por incompetencia y desvergüenza, sois culpables de que España figure entre los países más incultos de Europa, nuestros jóvenes carezcan de comprensión lectora, los colegios privados se distancien cada vez más de los públicos en calidad de enseñanza, y los alumnos estén por debajo de la media en todas las materias evaluadas.
Pero lo peor no es eso. Lo que me hace hervir la sangre es vuestra arrogante impunidad, vuestra ausencia de autocrítica y vuestra cateta contumacia. Aquí, como de costumbre, nadie asume la culpa de nada. Hace menos de un mes, al publicarse los desoladores datos del informe Pisa 2006, a los meapilas del Pepé les faltó tiempo para echar la culpa de todo a la Logse de Maravall y Solana -que, es cierto, deberían ser ahorcados tras un juicio de Nuremberg cultural-, pasando por alto que durante dos legislaturas, o sea, ocho años de posterior gobierno, el amigo Ansar y sus secuaces se estuvieron tocando literalmente la flor en materia de Educación, destrozando la enseñanza pública en beneficio de la privada y permitiendo, a cambio de pasteleo electoral, que cada cacique de pueblo hiciera su negocio en diecisiete sistemas educativos distintos, ajenos unos a otros, con efectos devastadores en el País Vasco y Cataluña. Y en cuanto al Pesoe que ahora nos conduce a la Arcadia feliz, ahí están las reacciones oficiales, con una consejera de Educación de la Junta deAndalucía, por ejemplo, que tras veinte años de gobierno ininterrumpido en su feudo, donde la cultura roza el subdesarrollo, tiene la desfachatez de cargarle el muerto al «retraso histórico» . O una ministra de Educación, la señora Cabrera, capaz de afirmar impávida que los datos están fuera de contexto, que los alumnos españoles funcionan de maravilla, que «el sistema educativo español no sólo lo hace bien, sino que lo hace muy bien» y que éste no ha fracasado porque «es capaz de responder a los retos que tiene la sociedad» , entre ellos el de que «los jóvenes tienen su propio lenguaje: el chat y el sms» . Con dos cojones. Pero lo mejor ha sido lo tuyo, presidente -recuérdame que te lo comente la próxima vez que vayas a hacerte una foto a la Real Academia Española-. Deslumbrante, lo juro, eso de que «lo que más determina la educación de cada generación es la educación de sus padres» , aunque tampoco estuvo mal lo de«hemos tenido muchas generaciones en España con un bajo rendimiento educativo,fruto del país que tenemos» Dicho de otro modo, lumbrera: que después de dos mil años de Hispania grecorromana, de Quintiliano a Miguel Delibes pasando por Cervantes, Quevedo,Galdós, Clarín o Machado, la gente buena, la culta, la preparada, la que por fin va a sacar a España del hoyo, vendrá en los próximos años, al fin, gracias a futuros padres felizmente formados por tus ministros y ministras, tus Loes, tus educaciones para la ciudadanía, tu género y génera, tus pedagogos cantamañanas, tu falta de autoridad en las aulas, tu igualitarismo escolar en la mediocridad y falta de incentivo al esfuerzo, tus universitarios apáticos y tus alumnos de cuatro suspensos y tira p'alante. Pues la culpa de que ahora la cosa ande chunga, la causa de tanto disparate, descoordinación, confusión y agrafía, no la tenéis los políticos culturalmente planos. Niet. La tiene el bajo rendimiento educativo de Ortega y Gasset, Unamuno, Cajal, Menéndez Pidal, Manuel Seco, Julián Marías o Gregorio Salvador, o el de la gente que estudió bajo el franquismo: Juan Marsé, Muñoz Molina, Carmen Iglesias, José Manuel Sánchez Ron, Ignacio Bosque, Margarita Salas, Luis Mateo Díez, Álvaro Pombo, Francisco Rico y algunos otros analfabetos, padres o no, entre los que generacionalmente me incluyo. Qué miedo me dais algunos, rediós. En serio.
¡Cuánto más peligro tiene un imbécil, que un malvado!.
(Arturo Pérez Reverte)


5 comentarios:

Sintagma in Blue dijo...

Lo más triste de todo es que les llevé este texto a alumnos de bachillerato (asignatura de "periodismo"!!!!) y les pedí su opinión y, ¿sabes qué? No tenían ninguna opinión.

Anónimo dijo...

Querido sintagma in blue: Tienes razón, eso es lo más triste de todo: Los jóvenes estudiantes (y otra mucha gente) no tienen ninguna opinión.
Cuando ante la estupidez oficial, la inoperancia política y la maldad partidista, la opinión no aparece es que algo va realmente mal. Dejar sin opinión a quien, solo por existir, debiera tenerla, es el no va más del absurdo mundo en que vivimos.
Hay que seguir denunciando, opinando, contando las verdades, aunque la mayoría siga atontada por este sistema que pretende eso: volvernos borregos tontos a todos.
Abrazos.
Enrique Gracia Trinidad

Anónimo dijo...

Este artículo se publicó hace un huevo. No obstante, gracias por difundirlo, porque está muy bien.

Anónimo dijo...

Alguien debería decirle al extra-albabetizado y generacional Pérez Reverte, irresponsable de que las generaciones posteriores seamos académicamente mediocres, que después de un cierre de admiración no se pone nunca un punto.

La televisión y el cine hacen creer a algunos que sólo los demás tienen la culpa, que sólo los políticos son responsables de los intereses y pretenciones de la ciudadanía. Es imbécil quien quiera convencernos de que los seres humanos son sólo el resultado de los que gobiernan. El ser humano aprende aquello que le es útil para sobrevivir en el sistema social en el que le ha tocado —o elige— estar. Todos somos responsables de nuestros propios intereses. Ya basta de echarles la culpa, de todo, a los políticos.

Aarón García Peña

Anónimo dijo...

Alguien debería decirle al extra-albabetizado y generacional Pérez Reverte, irresponsable de que las generaciones posteriores seamos académicamente mediocres, que después de un cierre de admiración no se pone nunca un punto.

La televisión y el cine hacen creer a algunos que sólo los demás tienen la culpa, que sólo los políticos son responsables de los intereses y pretenciones de la ciudadanía. Es imbécil quien quiera convencernos de que los seres humanos son sólo el resultado de los que gobiernan. El ser humano aprende aquello que le es útil para sobrevivir en el sistema social en el que le ha tocado —o elige— estar. Todos somos responsables de nuestros propios intereses. Ya basta de echarle la culpa, de todo, a los políticos.

Aarón García Peña