SOBRE ESTE BLOG

AQUÍ ARRIBA HAY UNA SERIE DE SECCIONES QUE PUEDEN INTERESAR. GRACIAS POR VISITARLAS.


4/5/10

El Senado de Babel

"Riña a garrotazos" Goya
Se plantea en el Senado español la posibilidad de que cada senador hable en la lengua de su comunidad autónoma y se intalen para eso los sistemas de traducción simultanea correspondientes
.
Que hagan lo que les dé la gana, pero se están equivocando.

Ya sé que alguno dirá que no es “progresista” lo que voy a decir, aunque depende de lo que cada cual entienda por progreso.
Ya sé que alguno dirá que ataco a la diversidad cultural española, pero nada más lejos de mi intención; sería como atacar la diversidad de climas, la evidencia no es cuestionable
Ya sé que habrá quien crea que menosprecio sus derechos. Tampoco. Sus derechos están conmigo mucho más a salvo que los míos con quien se ponga cerril en este asunto.

Es un atraso hacer que en el Senado de España se hable en distintas lenguas cuando afortunadamente tenemos una lengua común para todos (los bilingües de varias comunidades y los que sólo hablan castellano)

Es un despilfarro que deban instalarse cabinas de traducción simultánea, con sus traductores correspondientes, cableado a cada escaño, auriculares, etc. Y además habilitar recursos para que las actas sean en varias lenguas, e incluso montar algún otro sistema de traducción simultánea, no sé cómo, para que los debates televisados sean entendidos por todos los ciudadanos.
Es un despilfarro económico y un despilfarro comunicativo porque nunca la traducción será tan exacta como el lenguaje directo.

En vez de ponerse de acuerdo para grandes temas de Estado: la Sanidad, la Educación, la distribución solidaria de la riqueza, la solución definitiva del sangrante paro, la modernización e independencia de la Justicia, la pérdida progresiva del nivel cultural, etc. … en vez de eso, andamos buscando la aprobación de leyes o normativas para que cada cual hable el idioma de unos cuantos en el lugar que es de todos, en vez de utilizar el idioma que es común y además constitucionalmente oficial. ¡Menudo despropósito!

Que hablen en cada parlamento comunitario como les parezca me parece razonable, culturalmente rico y hasta envidiable (ojalá supiese yo esas lenguas) pero en el parlamento estatal lo lógico es hablar la lengua oficial del Estado que, les guste o no les guste a algunos, es el castellano o español (como español lo reconocen cientos de millones de hispanohablantes del mundo que no se dicen castellanohablantes ¿vale?)

Estamos en tiempos duros, no es cosa de andar dividiendo sino de andar sumando, de unirnos con lógica, de buscar lo que nos da fortaleza y no lo que nos debilita.
Algunos aplican en esta nuestra propia casa común lo de “divide y vencerás”. ¡Eso se hace con los enemigos, hombre! Hace falta ser tontos para hacerlo en el propio lugar en que se convive —valga el símil de la comunidad de vecinos—, para que al final termine la finca hecha unos zorros, la escalera sin pintar, el portal sin bombillas y los bienes comunes a merced de cualquiera.
Cada uno ya habla su idioma cooficial en su casa, ¿no es más lógico hablar el otro idioma común para todos en los lugares comunes?

Aunque insisto en lo que dije al principio. ¡Que hagan lo que quieran! Lo único lamentable es que unos cuantos políticos y varios exaltados, a espaldas de la gran mayoría de ciudadanos que ni está por estas tonterías ni es lo que más les importa, desaprovechen su tiempo y su esfuerzo, nuestro dinero y nuestra paciencia en mandar el sentido común a hacer puñetas.

En vez de unir, separar… ¡hay que fastidiarse!
.
.

17 comentarios:

Emilio Porta dijo...

A mi me parece una absoluta vergüenza que sus señorías - pagadas con el bolsillo de todos los españoles ocupen su tiempo en hacer propuestas no sólo de espaldas a la realidad de todo el país, sino que suponen una ofensa por el mismo hecho de ser planteadas en esta coyuntura a todos los ciudadanos. Un senador de los proponientes ponía el ejemplo en el debate de que en el Parlamento Europeo había traducción simultánea. Es evidente, porque es dificil que un alemán entienda español o un griego sepa portugués, por no decir otros idiomas más particulares. Pero lo que es inadmisible es que una lengua oficial, hablada y entendida por todos, tenga que ser traducida porque a sus señorias del PNV y los demás partidos nacionalistas, no digamos los catalanes, les parece que así "reivindican sus derechos". ¿Cuales derechos, si ni siquiera la mitad de la población de Euskadi conoce bien el euskera? ¿Qué derechos? ¿Los inventados por un nazi nacional-católico que también se inventó la bandera ( a imitación de la británica, cambiando los colores) y que fundó el PNV, Sabino Arana, y que mantenía que la raza vasca no podría mezclar su sangre con otras razas inferiores como eran los españoles?. Ya está bien de hacerles el caldo gordo a una serie de indocumentados que se inventan su propia historia. Porque, sin ir más lejos, ¿qué es eso de que Navarra se tiene que integrar en Euskadi?. Aún suponiendo que la Historia que alegan tuviera algún punto de "veracidad" más bien sería al contrario: el único reino antes de la unión de todos fue el de Navarra. Y más bien sería Euskalerria la que tendria que integrarse en Navarra. Todos estos advenedizos que durante la dictadura del General hicieron poco ruído ahora quieren hacerlo con megafonía interior en las Cámaras. La pluralidad linguística está asegurada. La riqueza cultural, con las Autonomias, también. Ya está bien, perdón por el término, de tener que tragar con el señoritismo de unos, y la cobardía y la idiotez de otros (lo digo por algunos miembros del PSOE en este tema). Señores (y señoras)del PSOE: sigan ustedes por este camino y les va a ocurrir como al PP con el tema de Irak: el batacazo va a ser sonado.

Manuel dijo...

Pues, querido Enrique, además de suscribir todo lo que dice Emilio, puedo añadirte algo más.

Desde que este fenómeno (de feria) comenzó, he podido comprobar en multitud de ocasiones que muchos de los politicastros empeñados en chapurrear estas dignas lenguas - sean o no idiomas, que esa es otra materia - no tienen ni idea. O sea, que en la vida habían hablado catalan, valenciano, gallego, etc, hasta que alguien convirtió ese "Babel" que tu bien dices, en algo politicamente correcto.

Yo, sobre el euskera, no puedo juzgar. Pero puedo asegurarte que, después de escuchar mucho a Francesc Pi de la Serra, a Lluis Llach, Mª del Mar Bonet y algunos otros; después de convivir en las aldeas alicantinas y valencianas con personas que desconocían el castellano, estos sí, hombres y mujeres que hablaban su lengua materna desde los más tiernos orígenes, puedo asegurarte, digo, que muchos de los interinos que nos están esquilmando en los escaños de los diferentes foros políticos, lo único que saben hacer es "castellanizar" el idioma, chapurrear obscenamente una lengua de por si muy digna y culta y, por otro lado, hacer el más espantoso de los ridículos en lo que a fonética y pronunciación se refiere.

Pero bueno, estamos en plena época de declaración de la renta. Así que paguemos a los imbéciles sus disparates.

Ufff... ¡Que bien se queda uno después de rajar!

Domadora de Elefantes dijo...

Enrique, estoy completamente de acuerdo contigo. No puedo sumar nada a las aportaciones de Emilio y Manuel salvo mi asentimiento.
Un abrazo.

La Solateras dijo...

Con todas estas gilipolleces -con perdón- lo único que están consiguiendo, al menos en lo que a mí respecta, es que nos apartemos cada vez más de la política. Es triste, pero es así; ya ni me compensa molestarme en votar. Y no soy una pasota, soy una persona concienciada y me declaro de izquierdas, pero es que... ¡ya está bien, caramba!

Bletisa dijo...

¡Y un jamón con chorreras de guijuelo!
Ni diversidades ni gaítas, todo idiotez elevada a la máxima potencia.
No sé si habrá otro pais en el mundo entero más memo que este nuestro, menos resolutivo y más paleto.
Tendría que escandalizarnos tanta idiotez junta.
¡Virgendelamorhermoso! aysss.

Jesús Arroyo dijo...

Hace pocas jornadas comentaba, EN IDIOMA ESPAÑOL, con Pepe García (CopodePepe, tenéis el enlace en mi blog) sobre esto mismo.
En su columna del diario de la Torre titulada "La Torre de Babel" de fecha 29.04.2010 le decía:

Ahora si que si... y la pasta que se van a gastar en medios técnicos, y para mantenerlos... personal. Al menos darán currele. Aunque son capaces de no contratar técnicos linguelectroinformáticos y tener justificación para decir "señorías, propuesta no aprobada por falta de entendimiento". ¡Ah! ¿qué esto ya lo dicen a una sola lengua?

Pero ¿dónde tienen el norte estos inútiles? Con la tormenta que tenemos (algunos llaman crisis) y gastando el parné en mapitas por un lado, lenguas por otro y Europa a punto de darnos sopitas.

Pienso cabrearme y convertirme en seta.

Elena dijo...

Creo que ninguno ha entendido que el presupuesto de este sarao radiofónico parlamentario, se sacará del prestamo que vamos a pedir, para con nuestra generosidad manifiesta,le hagamos nuestro prestamo a Grecia.
O eso era otra pelicula....
Borrarlo todo que creo me he equivocado de guión.

Rafael Banegas dijo...

Como se ha comentado aquí, todo radica en una falta total de sentido común. Yo, como nací en Catalunya, soy bilingüe: hablo y leo en catalán y castellano, sin ningún problema. Por tanto, todos los senadores catalanes, vascos y gallegos conocen el castellano, además de sus respectivas lenguas. En un senado común, ¿ dónde está el problema de usar la lengua que conocen todos?

Aún así, me gustaría apuntar algunas cosas, que tienen que ver algo con el tema pero sólo tangencialmente: primero, el profundo desconocimiento y desafecto ( en general, aunque no esté bien generalizar) hacia las lenguas co-oficiales, como el catalán, el euskera o el gallego. Yo no digo que en Madrid, Badajoz o Sevilla estén obligados a hablar el catalán, el euskera o el gallego, pero, ¿ un mínimo conocimiento de ellos no estaría bien? Sólo cuatro datos. Si de verdad queremos una España Plural ( yo además, federal, a ser posible) el conocimiento mútuo es indispensable. Creo que habría menos conflictos. A mi me encanta, por ejemplo, conocer detalles de la historia de Madrid, los entresijos del andaluz y la idiosincrasia asturiana. Insisto: el desconocimiento es peligroso.

Segundo, supongo que algunos políticos defenderán a ultranza el uso de su idioma en el senado español, bla, bla, bla... Yo creo que los idiomas de Catalunya( lo que más conozco), son el catalán y el castellano. No me siento menos catalán por hablar en castellano, sinceramente, o a la inversa. Aunque Catalunya llegara a ser un día independiente, sería una irresponsabilidad cultural, social y económica "suprimir" el castellano. Sería negar una realidad latente y crear una sociedad más analfabeta a todos los niveles. Algunos recurrirán a datos históricos para decirme que el catalán es el único idioma verdadero de Catalunya. Quizás es así. Pero hace muchísimos años que el castellano también es el idioma del lugar donde nací y vivo. Es como si ahora todos pretendiéramos rescatar el íbero puesto que el latín llegó a la península fruto de una invasión. Vamos, una profunda y sonora tontería.

No quiero acabar sin remarcar que el catalán también es la lengua de Catalunya. Alguno se reirá al decir esto, pensará, " es obvio". Pero no está tan claro. Ustedes hagan la prueba: cojan un avión, un tren o un autocar y pásense por Barcelona, Lleida, Manresa o Tortosa. Compren la prensa ( la mayoría en castellano), pongan la televisión ( lo mismo), los cines ( aunque yo prefiero que se subtitule la mayoría de cosas),los libros, la calle... Prácticamente todos, repito, TODOS, los catalanes entienden y hablan el castellano. Pero no todos conocen el catalán. No digo yo que se les tenga que imponer el catalán, pero es lógico que si han venido para quedarse ( o los que están aquí desde hace décadas y no saben ni decir " Bon dia"), deberían intentar conocer los dos idiomas propios de Catalunya. Yo, sí algún día vivo en Santiago o en Bilbao , intentaré aprender la lengua propia, aunque pueda pasar con el castellano. Creo que es una riqueza innegable conocer todos los idiomas posibles y bañarte en todas las culturas que estén a tu alcance. Y más unas tan cercanas como la vasca, la gallega o la catalana. No somos ni mejores ni peores, simplemente, con algunos elementos diferentes de otras regiones. Todo lo demás, cuestiones políticas que se alejan completamente de la realidad.

Un abrazo a todos y felicitar a Enrique porque siempre nos abre un espacio de discusión sanísimo y necesario.

Rafael Banegas

Enrique Gracia Trinidad (EGT) dijo...

Gracias, amigos, por vuestras aportaciones.
Lo cierto es que este es un asunto espinoso en el que es fácil salir escaldado.
Lo estáis llevando muy bien.
Me llama mucho la atención el equilibrado comentario de Rafael Banegas, joven catalán, bilingüe, equilibrado hombre de izquierdas y amigo mío. Ese respeto, esa ponderación, ese equilibrio me parecen muy interesantes.
A veces (como todos) dice alguna cosa que es producto de ciertos lugares comunes que circulan por ahí, como cuando afirma "Es como si ahora todos pretendiéramos rescatar el íbero puesto que el latín llegó a la península fruto de una invasión. Vamos, una profunda y sonora tontería."
Tiene razón, sería una tontería pero suena como si el castellano también se hablase en Cataluña tras otra invasión y no creo que sea exactamente el caso aunque algunos lo pretendan. Ya sé que no lo pretende Rafael, él es sensato, pero cuando los ecos circulan por ahí siempre habrá alguien que piense que es la verdad y no, sólo es el eco (una deformación de lo ocurrido de verdad)
En fin, amigos que el debate siempre es bueno y enriquecedor.
Bon dia, amics meus.
Enrique

Rafael Banegas dijo...

Gracias Enrique, por tus palabras. Y muchísimas gracias otra vez por matizar mi símil: evidentemente, no quería decir que el castellano llegó a Catalunya fruto de una invasión, aunque como tú bien dices, algunos insisten en ello. La intención de la comparación (vaya ripio)era buena pero el resultado no llegó a ser exacto. Quería expresar que, de alguna manera, el castellano "vino de fuera", y por eso algunos insisten en seguir tratándolo como lengua foránea, cosa que yo, como ha quedado claro, no comparto. ¡Espero no haberlo estropeado más con esto! Así que lean esas palabras mías con el matiz de Enrique y con mi nuevo comentario.

Un abrazo a todos y sigamos debatiendo por aquí, que no siempre se puede hacer con unas cervezas de por medio.

Rafael Banegas

Anónimo dijo...

Pues la comparación con el ibero no es tan desacertada, por ejemplo, con respecto al euskera, una lengua que en latin se denóminó "lingua navarrorum" y que era diferente al "euskera unificado" que hoy se ha establecido en Euskadi. La extensión de los territorios en los que se hablaba aquella lengua y su toponimia (Reino de Navarra, actuales terriorios vascos y algunas zonas de Aragón y Cataluña) no la hace identificarse como la lengua de una nación, sino una lengua ancestral, y de origen primitivo, que se hablaba en zonas de un extenso territorio en los que el idioma romance derivado del latín no tuvo la incidencia suficiente como para erradicar del todo a las lenguas anteriores.
La idea de idioma-nación no se corresponde con la realidad de, prácticament, ningún territorio del mundo. En realidad la patria vasca es un concepto acuñado por Sabino Arana, fundador del PNV, católico, de ideología racista y postulados que hoy avergonzarian a cualquier persona civilizada ( prohibición de matrimonios mixtos entre vascos y "maketos", superiorididad de la raza vasca, etc.) Fue este individuo el que se inventó la bandera vasca, la ikurriña, simplemente con cambiar los colores de la bandera británica, como ya se ha señalado en otro comentario. Si se siguieran determinados postulados nacionalistas hoy Italia tampoco existiría - su formación es aún muy reciente - y la Toscana, Lombardía...etc. serían independientes. Pero en fin, se estaba hablando de unos "pinganillos" y de la "necesidad" de traductores en las Cámaras...así que, acerca de ese punto...sólo se puede sonreir ante la estulticia...o ignorarla.

David Nihalat

Enrique Gracia Trinidad dijo...

AVISO: Se aceptan comentarios en catalán, vasco, gallego o lo que sea (con traducción, por favor, para que todos nos entendamos)

En cualquier caso, amigos, mal le va a la gente cuando utilizan la palabra, sea en el idioma que sea, que es el elemento que más útil es para entendernos, como arma arrojadiza.
Yo soy de los que harían una simple propuesta (o no tan simple)
Español para todos en todas partes (castellano si así se quiere llamar) como lengua común.
Y luego todas las otras lenguas del territorio español como lenguas cooficiales en cada uno de sus lugares y como opcionales en las zonas castellanoparlantes.
Nunca, jamás una lengua en detrimento de otra en las zonas bilingües. Carteles, avisos, datos de tráfico, etc. todo en las dos lenguas de cada sitio con dos lenguas.
Y en las zonas de un sólo idioma o en los ámbitos comunes, todo en la lengua común, el español (castellano) y la posibilidad de que quien quiera poner un anuncio, un mensaje o un lo que sea, lo haga en su lengua materna pero siempre con la traducción al castellano, a su cargo.
Lógicamente, en los ámbitos comunes a todos, donde pueda haber gente que no se entienda más que en el idioma común, sería este el que se usaría.
No me parece una idea tan descabellada: protección y fomento total, como base de cultura y enriquecimiento, para todas las lenguas pero una común para entendernos todos.
Que no tenga que venir un noruego y no sea capaz de entender lo que anuncian en algún sitio porque en su país estudió español y ahora le salimos con otra cosa.
Si viene a residir en el Pais Vasco podrá aprender euskera si quiere, pero le bastará con el castellano común que aprendió. Y no digamos un murciano en Barcelona o un extremeño en Galicia.
¡Tan difícil es de entender algo tan lógico!
Claro que suelen primar intereses partidistas de uno u otro signo, separatismos catetos en los que se mezclan conservadores nacionalistas con separatismos izquierdistas sin saber ni lo que cada uno pretende en el fondo. Siempre este país, como se ve en el cuadro de Goya que encabeza esta entrada, dándose de palos por lo que sea. No tenemos arreglo, somos un país cainita y mal avenido, por eso nunca jamás volveremos a ser respetados de verdad en el concierto internacional... ¿Qué respeto ofrecería una empresa en la que sus directivos y sus empleados anduviesen a palos por la forma de hablar... descuidando los asuntos básicos de su negocio? ¿Quién iba a querer adquirir sus productos o simplemente tratar con ellos al ver semejante guirigay?
Así nos va, no hay que engañarse.

La Solateras dijo...

Me satisfacen profundamente los ponderados comentarios de Rafael Banegas; pero no comparto lo de el profundo desconocimiento y desafecto aunque inmediatamente aclara que no está bien generalizar. Por mi parte no hay ningún desafecto sino todo lo contrario, me parece que la variedad es enriquecedora y tengo un profundo respeto por el catalán y el resto de los idiomas de España; desconocimiento sí, lo confieso, aunque hace tiempo viví durante un año en Barcelona y me esforcé en conocer al menos lo básico y lo puedo leer, aunque al oído me resulta más difícil. Igual que si me fuera a vivir a Berlín intentaría aprender un mínimo de alemán, por la cuenta que me tendría. Pero sí pasé por la experiencia de intentar llevar a mi hijo de tres años a un colegio que me convenía porque estaba muy cerca de mi casa; y la directora me recomendó -eso sí, muy finamente- que le llevara a otro centro ya que el niño no sabía catalán. Esto ocurría en el año 75, cuando al "anterior jefe del Estado", por utilizar un eufemismo, le quedaban dos telediarios.

Enrique Gracia Trinidad (EGT) dijo...

¡Caramba, Solateras, qué buenísima experiencia de 1ª mano!
¿O sea que en tiempos de Franco-los-cojones, se tenía a los catalanoparlantes tan "machacados" que ocurrían cosas como esa? Pues siguen sin cuadrarme las cuentas.

Claro que si se ven sin apasionamiento las mentiras que unos y otros nos cuentan, la cosa se pone seria.
Recuerdo ahora que la Diada, festividad catalana, que se utiliza para reivindicar independentismos y separatismos, no viene de ninguna lucha por la independencia catalana sino de una Guerra de Sucesión en que Cataluña y otras zonas se pusieron del lado de la Casa de Austria contra la Casa de Borbón.
Concretamente, los catalanes apoyaban al Archiduque Carlos, hijo de Leopoldo I y sobrino de la reina viuda Mariana de Neoburgo, contra Felipe V, nieto de Luis XIV. ¿O no?
Luego algunos malintencionados han deformado la historia como les ha dado la gana, pero no pueden negar que en el bando que se proclamó para esa fecha del 11 de septiembre de 1714, se decía, entre otras cosas, que acudieran cuantos pudiesen luchar “a fin de derramar gloriosamente su sangre y su vida por su Rey, por su honor, por la patria y por la libertad de toda España”
¡Vamos, que apoyaban a un monarca alemán contra un monarca francés… ambos extranjeros! ¡Nada de independencia! Y además lo dejaban muy claro: “…por la patria y por la libertad de toda España”
Lean en la hemerotecas los incultos y dejen de decir tonterías.
Y no defiendo yo a la dinastía borbónica… ¡Que parece que tenemos que llevarlos en vena (los hemos largado dos veces y los hemos vuelto a traer)!
Ni mucho menos. Pero ¿Querían su independencia los catalanes de entonces por desear mantener la Casa de Austria en el trono? No veo yo que recuerden eso en la Diada… y así debía de ser ¿o… no les conviene?
Se miente más que se habla por todos lados.

Rafael Banegas dijo...

Solateras, con esa frase me quería referir, por una parte, a las sucesivas campañas mediáticas en contra de Catalunya y del catalán ( aunque desde aquí algunos también lo hagan al contrario...cosa que no apoyo, creo que quedó claro) y a ciertos personajes públicos o simples ciudadanos de ¿ una de las dos Españas que hablaba Machado? que siguen "erre que erre" en actuar como el perro del hortelano: ni comer ni dejar que otros lo hagan. Siempre tienen a Catalunya en la boca y usan el catalán como arma arrojadiza. Aunque ya digo, también aquí tenemos de esos.

En cuanto a su anécdota o vivencia...pues la creo. En vez de preocuparse por matricular a su hijo y, después, sobre la marcha, que fuera aprendiendo catalán no era tan complicado...además, con tres añitos, ¡ con tres meses de escucharlo ya tendría suficiente! ¡ Si los niños son como esponjas!
Y, hombre, con Franco el catalán estaba machacado, Enrique, pero en los últimos años se metieron menos...vamos, mi abuela paterna (de padres leoneses) llegó a Barcelona siendo adolescente (1950-55) y habla catalán. Es decir, que en ámbito doméstico y familiar se siguió hablando, y creo ( esto no lo puedo asegurar y si alguien lo sabe que lo confirme o desmienta) que en los años finales de la dictadura se imprimieron libros. No sé si de manera legal o no, pero yo creo que tengo en mi biblioteca libros de los 70 en catalán... Buscaré y os comento.

A todas estas: un día, si Enrique me lo permite, me gustaría escribir una entrada -- o publicarla en mi blog y comentar todos allí-- sobre el estado de la educación en catalunya, a nivel lingüístico, porque se dicen muchas tonterías y no todas ciertas.

Un abrazo a todos, y ¡ joder! ¡qué divertido y productivo el debate! ( perdonen el ripio...)

Rafael Banegas

Anónimo dijo...

Qué interesante está el debate...muy bien la moderación, Enrique. Me encantan las entradas que provocan información...llevan a esclarecer panoramas tan oscuros y absurdos como el del maremagnum idiomatico que se está montando en el Estado español, si no queremos llamaro Reino y aún así. Muy interesante el comentario de Ana y los comentarios sucesivos de Rafael Banegas, y, en general, de todos los contertulios. Las aportaciones sociológicas e históricas de Enrique son de nota.

Port

Manuel dijo...

Ya lo creo que si, querido Emilio. Que bien llevado el tono de esta tertulia.

A mi que los idiomas me gustan, y ya quisiera sasber hablar 20 ó más, me parece que el "hecho cultural autonómico" ha sembrado de estupideces la geografía de nuestras Españas.

Y si, de "las" españas; porque creo que la geografía de esta bendita península acarrea la fragmentación, los hechos singulares, Chorizos, quesos, jotas y sevillanas. ¡Y me parece genial!.

Pero que me tiren una botellad de riveiro a la cabeza, o una escudella, o lo que sea, porque no se hablar gallego o catalán... ¡Por Dios, por Dios!.

Como buen izquierdoso tiendo a creerme que "su excremencia" sembró este caos al perseguir las lenguas propias de cada lugar; al declarar a "Las Vascongadas" PROVINCIAS TRAIDORAS, y al perpetrar algunas lindezas más.

Pero yo, que soy de los del tiempo del hambre, pienso que ya está bien. Que ya hemos reivindicado, hablado, comido y bebido lo suficiente. Y que ahora es tiempo de sensatez y de puentes que nos unan.

Y gracias a todos los que intervienen por la riqueza que están aportando a esta entrada de Enrique.