SOBRE ESTE BLOG

AQUÍ ARRIBA HAY UNA SERIE DE SECCIONES QUE PUEDEN INTERESAR. GRACIAS POR VISITARLAS.


11/7/09

SOBRE LA INDECENCIA

Sí, es lo que estáis viendo: una cabina de inodoro largiiiiiisima. Una extraña curiosidad que encontré en un Centro Cultural de Madrid. Como tiene que ver con la mierda, viene al pelo con lo que os cuento en esta entrada. (Foto EGT)

Recibí hace poco este correo electrónico.
No sé si todos sus términos son ciertos pero, desde luego, no se separarán mucho de la realidad y en cualquier caso tienen... su miga.
Es un escrito dirigido a la Presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre; aunque también podría dirigirse a muchos políticos porque, desde una u otra posición, la desvergüenza en el tema sueldos y otras historias se les sale a casi todos los políticos por las orejas.

Por cierto, a tales indecencias, puede añadir cada uno unas cuantas que conozca y al final, entre todos haríamos la Enciclopedia de la Indecencia Nacional... ¡Iba a ser muy interesante y sobre todo voluminosa!
Lo siento, amigos defensores de los políticos decentes. Algunos hay, claro que sí, pero no me explico cómo no dimiten cuando se enteran de las cosas que se enteran ¿o es que no se enteran?
EGT


SÍ, ES INDECENTE

Ha dicho la Presidenta de la Comunidad de Madrid que es indecente que mientras la inflación es -1%, los funcionarios además de tener plaza fija, tengan una subida salarial del 5% (gran mentira por cierto), Objetivo congelarles el sueldo.
Me gustaría transmitirle a esta Sra. lo que considero indecente:

Indecente es que el salario mínimo de un trabajador sea de 624 €/mes y el de un diputado 3.996 pudiendo llegar con dietas y otras prebendas a 6.500 €/mes.

Indecente es que un catedrático de universidad o un cirujano de la sanidad pública ganen menos que el concejal de festejos de un ayuntamiento de tercera.

Indecente es que los políticos se suban sus retribuciones en el porcentaje que les apetezca, (siempre por unanimidad, por supuesto y al inicio de la legislatura).

Indecente es comparar la jubilación de un diputado y el de una viuda;

Indecente, es que un ciudadano tenga que cotizar 35 años para percibir una jubilación y a los diputados les baste con siete y los miembros del gobierno para cobrar la pensión máxima solo necesiten jurar el cargo.

Indecente es que los diputados sean los únicos trabajadores (¿?) de este país que están exentos de tributar un tercio de su sueldo del IRPF.

Indecente es colocar en la administración miles de asesores, amigotes con sueldos que ya desearían los técnicos más cualificados.

Indecente es el millonario gasto en mediocres TV autonómicas creadas al servicio de la pervivencia en el trono de políticos más mediocres.

Indecente es el ingente dinero destinado a sostener los partidos aprobado por los mismos políticos que viven de ellos.

Indecente es que a un político no se le exija superar una mínima prueba de capacidad para ejercer su cargo (y no digamos intelectual o cultural).

Indecente es el coste que representan a los ciudadanos sus comidas, coches oficiales, chóferes, viajes siempre en gran clase y tarjetas de crédito por doquier.

Indecente es que sus señorías tengan seis meses de vacaciones al año.

Indecente es que sus señorías cuando cesan en el cargo tengan un colchón del 80% del sueldo durante 18 meses.

Indecente es que ex ministros, ex secretarios de estado y altos cargos de la política cuando cesan son los únicos ciudadanos de este país que pueden legalmente percibir dos salarios del erario público.

Indecente es que se utilice a los medios de comunicación para transmitir a la sociedad que los funcionarios solo representan un coste para el bolsillo de los ciudadanos.

Indecente es que nos oculten sus privilegios mientras vuelven a la sociedad contra quienes de verdad les sirven, mientras hablan de política social y derechos sociales.

¿Quién es indecente?

José Miguel Gómez Villanueva D.N.I. 13.711.989-X María Angeles Buenaposada Cano 13756988K

PD. Para saber más: http://www.esperanzaaguirre.net/

NOTA DE EGT: Las firmas que aparecen son las que venían en el correo, igual que el enlace a la página web que también figuraba en el mismo.