SOBRE ESTE BLOG

AQUÍ ARRIBA HAY UNA SERIE DE PESTAÑAS INTERESANTES. GRACIAS POR VISITARLAS.

Este blog sigue dedicándose a actividades culturales aunque no le es ajeno el compromiso humano


14/8/09

INTERNET CAMBIA EL MUNDO

¿Nos damos unos guantazos?
.
Mi querido amigo, el escritor Emilio Porta, me envía unas reflexiones para que os las dé a conocer. Lo hago encantado.
Se trata de un breve escrito de David Nihalat al que él pone una, más breve aún, introducción y en la que también me meto yo con unas opiniones al final.
Seguramente es asunto que podría tener su controversia, lo que siempre es interesante.
Aquí va.

.

[DICE EMILIO PORTA]
.
"Cuando, en el siglo pasado, Stanley Kubrick realizó la pelicula 2001, Odísea del Espacio, todo el mundo se preguntó por el significado de la aparición del monolito. Ese monolito suponía un cambio fundamental en el tiempo y la esencia de la Humanidad. Sin duda fue un visionario. El monolito apareció de nuevo en el mundo por esas fechas. Es la Red. Y, a partir de aquí, diez años después, debemos comprender que no podemos seguir aferrados ni a nuestro modo anterior de vivir, ni a nuestro modo anterior de soñar"

Emilio Porta
.
[DICE DAVID NIHALAT]
AÑO 2010

El siglo XXI ha acabado con los individuos, precisamente cuando los individuos tienen más capacidad de afirmarse y desarrollarse. La tecnología - internet y la informática - han hecho que el mundo sea la aldea global de la que habló McLuhan. Solo que ahora es verdad. No con un poder vertical, sino con el poder de la comunicación. Las masas - ilustradas y no ilustradas - se han rebelado a través de la palabra y la imagen y han creado un mundo fantástico de intercomunicación donde cada uno es uno y uno es todos. No existen los nombres individuales. La permanencia y la fama pertenecen no a individuos, sino a grupos.
Google es el gran nombre. El dueño y a la vez el impulsor de esta rebelión. Todo está al alcance de la mano. Y todo se expande, como el Universo. Y todas las bibliotecas, hemerotecas, museos, paisajes, discursos, informaciones, toda la literatura, la filosofía , la ciencia y el arte del mundo está a un golpe de deseo. Un teclado pone la vida, toda la vida y todos los sueños, dentro de la mente.

David Nihalat

[AÑADO YO]
.
Me preocupa cuando hablamos de esto.
Me maravillan las posibilidades de Internet. Con esto y algunas modernidades más el mundo cambiará, ya ha cambiado sin duda; y está siendo radical el cambio...
Pero se me plantean preguntas:
¿Hasta qué nuevas sorpresas? ¿cuánto nos costará ese cambio? ¿Con lo que ganemos, cuáles y cuántas serán las pérdidas?
El Gran Hermano orweliano es perverso en sí mismo, pero ¿es mejor si en vez de por un sujeto dictador o una corporación dictadora, está formado por multitud de voces en un global y enorme dictado?
Una voz “autorizada” lo es muchas veces porque lo dice ella misma (recordad las Soledades de Lope de vega) pero cual es el nivel de “autoridad” en tantos graznidos como se leen en la red? ¿Qué hacer para distinguir el grano entre tanta paja?
¿No sigue habiendo millones de seres sin palabra ni presencia en la red?
Antes de Internet, un niño moría de hambre en el mundo cada tres segundos. Ahora, con esta Red en la que todos estamos siendo “pescados”, siguen muriendo niños o adultos al mismo ritmo ¿de qué sirve entonces todo lo dicho?
Habrá más preguntas. Seguro.
.
Enrique Gracia Trinidad
.

8 comentarios:

Emilio dijo...

Remitido del profesor David Nihalat:

"Desde Australia, donde vivo e imparto cursos de Filosofía y Literatura en la Universidad de Adelaida, la más antigua población del país junto con Sydney, intercambio, con asiduidad, ideas y opinones con Emilio Porta. También, en algunas ocasiones, hemos realizado alguna reflexión y algún trabajo conjunto. Te agradezco enormemente Enrique que hayas colgado mi comentario en la red, esa red sobre la que tu haces, además, un espléndido comentario añadido. Estamos al principio de la Humanidad realmente, un principio multiplicador de posibilidades gracias a la tecnología, pero la evolución es un conjunto de montañas y valles y es pura dialéctica. El dualismo implícito en la propia existencia nos hace crecer pero conlleva contradicciones. Esa evolución, de todas formas, nunca es lineal. En el extraño misterio de la vida, que ,al menos, las palabras den luz. Porque son los signos que sostienen el pensamiento. Y la confrontación que, como veo, es clave en tu blog.
Best wishes.

David Nihalat

(le remito el texto a Emilio Porta para que lo introduzca en los comentarios adjuntos)

Manuel dijo...

Querido Enrique. Querido Emilio. Desconocido David:

No soy fatalista, pero creo que esto no hay quien lo pare. “La Red” solo es el logotipo de un monstruo, verdaderamente de una RED en la que todo caemos, pescados por otros, mas grises y siniestros.

Creo firmemente que esto es solo un banco de pruebas, un entrenamiento, un test, al que se nos somete queramos o no, para ir avanzando en dimensiones que, posiblemente, muchos de nosotros ni imaginamos.

Y, de esta manera, sin darnos cuenta, hemos aprendido a navegar, surfear, escribir correos que no son aquellas dulces cartas de antes. Comprar “on line”, “bajarnos” música o películas. Se nos ha empujado a la puerta del séptimo círculo mediante la presencia en todos los hogares del ordenador; a través del “Internet para todos”.

Esto no hay quien lo pare.

No soy capaz de hacer un juicio de valor sobre el asunto. Tampoco quiero hacerlo. Pero algo me dice que el resultado dependerá de la actitud individual y, la Historia, nos demuestra a través de los siglos, cual ha sido la actitud individual. Por lo general el adocenamiento, la asimilación al sistema imperante en cada momento, la pasividad y el borreguismo. Por eso tengo poca esperanza en que la andadura de Internet depare algo más de libertad de lo que pueda habernos deparado cualquier otra dictadura. Los totalitarismos se nutren de la ignorancia, de la pobreza, de la pasividad y la comodidad de los sojuzgados.

No se qué pasará. Probablemente yo no lo veré. Pero, entre nosotros, se está gestando algo que se dice es novedoso y yo no estoy seguro de eso. No me importa nada — mas bien al contrario, me gusta — explorar terrenos desconocidos. Pero ya me fastidia tener la sensación de que alguien, antes que yo, diseñó un plan que me abarcaba, y trazó los caminos por donde yo habría de andar en las próximas décadas.

Seguiré por aquí, supongo que bastante tiempo aún. Escribiré y “colgaré” lo que escribo en mi “blog” de la “red”. Aprenderé, mal que me pese, a vivir en Inglés. Me someteré al plagio, al latrocinio, no registraré mis escritos el la SGAE porque no creo que nada me pertenezca. Porque si alguna vez llego a escribir algo que suene medio bien, se lo deberé a alguien que, en un momento propicio, me dejó su palabra sabia o simplemente acertada.

Pero, claro, es que yo no como de esto.

Danilac dijo...

Soy el primero que se maravilla ante lo que se ha conseguido con Internet. Soy informático y desde luego conozco las posibilidades y lo cerca que está de nuestras vidas el mundo de internet. Es muy potente. Es gigante.

Pero no nos equivoquemos. Cuando apareció la imprenta se inventó la censura. Con Internet sucederá lo mismo. Habrá cada vez más vigilancia, más restricciones, más control, y por lo tanto, menos libertad.

Las asociaciones de artistas van la cabeza en este sentido. En China si buscas tiananmen obtienes unos resultados muy distintos a los que te devuelven en España. Parecido pasa en Irán, con todo el asunto de las elecciones.

Poco a poco el estado legislará Internet. Y no lo hará preservando la libertad de opinión. Dentro de poco no podré decir que me gustan las niñas de 12 años sin que me registren el disco duro. Probablemente con este comentario las agencias de protección del menor sigan las actividades de Enrique y por supuesto las mías uno o dos meses.

Internet cambia el mundo, pero esta era dorada de internet no va a durar. En 50 años la gente FLIPARÁ cuando sepan que se podía compartir música, libros, o incluso que se podía poner cualquier opinión en un blog.

Anónimo dijo...

No nos engañemos con La Red. Para jugar a esto de Internet hay que tener un ordenador y pagar una conexión. Esto significa que tenemos que entrar en la sociedad de consumo, seguir en la sociedad de consumo. Si no, La Red, es nada, impulsos eléctricos que ni se ven, ni se tocan, ni se saborean, ni nada de nada. Ya estamos dentro del sistema, porque podemos económicamente. Lo primero que hay que decidir es si entramos en el juego o no. O si podemos entrar en el juego, que en algunos países, ni eso.

La Red, como bien dice Manuel, es algo que se nos pone delante de los ojos para hacernos creer que somos libres, que podemos decir lo que queramos; pero en realidad somos esclavos, esclavos de esas súper entidades multinacionales, digamos, Google, Yahoo, Microsoft, Apple, etc.

Casos curiosos. Antes de la aparición de las bitácoras en La Red, lo que todos conocemos como “blog”, para tener un espacio personal, había que conocer lenguajes de programación. De esa manera todo lo que se ponía en La Red era creación propia y tenía una cierta coherencia formal: iconos, fotografías, textos, colocación de los elementos que componían la página, etc. Hacía falta el conocimiento, el saber. A eso le llamamos, en ciertos círculos Internet 1, el comienzo de esta revolución. Luego vino Google, y ofreció la panacea: “sin conocimiento alguno de programación puedes poner lo que quieras, tú bitácora, gratis, en apenas tres minutos”. “¡Guau!!, qué genialidad. Lo que en ciertos ámbitos llamamos Internet 2. Pero ojo, esto supone el dejar en manos de unos pocos los otros contenidos que creábamos en Internet 1. El botón amarillo con un corazoncito en el centro, que uno tardaba tres días en diseñar, ahora ya no es posible. Ya, estos tipejos de bolsillos repletos de dinero te lo dan todo hecho. Eso de llama CONTROL. Y ahora van con las Redes Sociales, - ¿Internet 3? -, que no es otra cosa que los corralitos. Como vieron que las bitácoras tendían a formar grupos - los que les gustaba la música clásica se intercambiaban información con sus afines, los que el cine con los del cine, etc.. - dijeron, bueno, pues hagamos corralitos, así los tenemos a todos ordenaditos, controladitos, en este disco duro. CONTROL.

En cuanto a contenidos ya se están dando pasos en legislatura para coartar este supuesto libertinaje que supone La Red. En algunos países las conexiones P2P son cortadas de raíz desde el servidor al que le pagas la conexión, por ley. Manda “güevos”: pagas, pero sólo para acceder a lo que queramos que accedas. España va por ese camino. CONTROL.

Bien, pues con estos antecedentes, para el caso de los que escribimos de forma no profesional, que para el que vive de ello no es buen negocio, ellos – nosotros también- sabrán por qué, ¿qué supone La Red? :
1.- El espacio ideal para ser leídos, por los amigos; y de vez en cuando por alguien que se equivoca, llega, lee, y si le gusta – ahí habríamos acertado -, lo copia-pega en su ordenador y lo publica en otros medios, poco más o menos, para que funcione lo de la intertextualidad, por si acaso, y cobra su dinerito, sin remordimientos de conciencia, que La Red, es La Red. ¿No nos bajamos las canciones de Víctor Jara, sin pagar un duro? Pues eso.
2.- El espacio ideal para formar nuestro grupo propio e interactuar – ¿alguien sabe lo que es o puede ser la literatura interactiva? -; el espacio ideal para que la permanencia y la fama pertenezca al grupo, tal como apunta el profesor DAVID NIHALAT. Son los grupos precisamente los que proponen esa autoridad de la que habla Enrique Gracia, los que dan sentido a lo literario en La Red, los que debieran separan el grano de la paja. Aunque a nosotros, los no profesionales eso nos traiga sin cuidado, al pairo dicen otros. Nosotros somos más de la llanura. Lo que nos gusta nos gusta, y lo que no, no. Y ya puede haber una buena tarta de chocolate riquísima delante de nuestros ojos, si no la vemos, “na”.

Bueno, y paro ya que me estoy pasando.

Un abrazo, Enrique, Emilio, David,Manuel, Danilac

Santiago Solano

Anónimo dijo...

Extraordinarios comentarios por parte de todos...qué buenos análisis por parte de Nihalat, Manuel, Danilac...el comentario de introducción de Porta y el gran texto de Enrique...y qué fantástica, contundente, inteligente, exposición de Santiago Solano. Creo que con esta iniciativa de Enrique Gracia, Porta y David Nihalat se está creando un magnífico foro "in situ" sobre un tema apasionante y que preside nuestra vida actual, sobre todo,presidirá la vida futura. Realmente los últimos comentarios podrían incorporarse como base en la propia introducción. Este de Santiago, como lo han sido los anteriores, es de una profundidad y lucidez asombrosas. Se nota que sabe de que habla.

Javier Sevilla

Jirón dijo...

Internet es el mayor descubrimiento para la humanidad desde la invención de la escritura.

Anónimo dijo...

LAS COMUNIDADES HAN DEJADO DE SER TERRITORIALES.

Este es el título de un artículo que estoy escribiendo sobre el cambio profundo del concepto comunidad social que ha traído internet. Uno se da cuenta rapidamente de lo que esto significa cuando, por ejemplo, y sin ir más lejos, se cruza con la mayoria de los vecinos del edificio donde vive. Comunidad de vecinos...¿Comunidad?.! Si lo único que les unen son las Juntas anuales para ver las cuentas y, aún así, asisten menos de un tercio, normalmente...!¿Comunidad de Madrid? ¿De verdad? ¿Comunidad de Castilla y León? ¿Me lo dicen o me lo cuentan?. Yo, desde luego, tengo mucho más en común con mis compañeros de Escritores en Red, por ejemplo, aunque uno viva en Palencia, otro en el País Vasco, otro en un lugar de la costa del Mediterráneo...Las únicas verdaderas comunidades son las de usos e ideas, las de sensaciones compartidas, las de intercambio y cooperación...Las otras, las territoriales, son un atavismo del pasado...Por mucho que nos emocionemos cuando un ciclista español gana el Tour de Francia...esa mezcla de orgullo y sentimientos que son los nacionalismos, cierto es que siguen tocando algo el corazón...pero la vida y el porvenir van por otros derroteros...Por eso los nacionalismos están trasnochados, porque van contra el progreso del ser humano, porque están anclados en el pasado. Y, mira por donde, internet, permite la comunicación entre los afines y el contraste entre los diferentes. Definitivamente, soy partidario.

Emilio Porta

Enrique Gracia Trinidad dijo...

Este sí que es un tema para sacar debate.
La verdad es que los nacionalismos son una forma pequeña de mirar el mundo. Y no digamos los nacionalismos pequeños, provincianos, de tribu, de barrio...
Yo tenía un amigo que repetía que "la incultura se pasa leyendo y el nacionalismo viajando". Y tenía razón.
La única patria para nosotros sería la lengua, tal vez las ideas (nunca las ideologías) quizás el afecto.
Como también decían más o menos en una canción: "en la tierra no hay puntos ni rayas... eso es en los mapas" (o algo así)
Internet acaba de demostrarnos eso sin lugar a dudas.
Lo único malo puede ser que los que empiezan luchando por la libertad terminan casi siempre de opresores; y ahí es donde hay que estar alerta con la RED.
Seguimos.
Enrique Gracia