SOBRE ESTE BLOG

AQUÍ ARRIBA HAY UNA SERIE DE SECCIONES QUE PUEDEN INTERESAR. GRACIAS POR VISITARLAS.


26/7/08

CASTELLANO Y CATALÁN

Monasterio de Suso (San Millán de la Cogolla, La Rioja, España) donde aparecieron las primeras palabras escritas en lengua castellana.

Me envía mi amigo Santiago Trancón el enlace de un artículo de Joaquín Leguina sobre el idioma castellano.
Pongo abajo ese enlace y también el de Santiago Trancón (ambos figuran en mis recomendados) porque me parece muy interesante lo que dicen, y cómo lo dicen, sobre nuestra lengua.
Mi admiración por ambos.

Como este asunto de la lengua no para de dar vueltas y está siempre en el candelero de la estupidez y la incompetencia oficiales y en la ambiciosa ignorancia de algunos nacionalistas, me permito hacer varias reflexiones que nada tienen ya de original porque el tema está más que manoseado. Pero hay que insistir porque la estupidez va a más.

La cosa se centra aquí sobre el catalán y el castellano, pero ni que decir tiene que vale también para el vasco y el gallego; y hasta, si me apuran, para las otras dignísimas lenguas, aunque muy minoritarias, que se hablan en cualquier lugar de nuestra tierra ¡la de todos!

Ya está bien de que los asuntos de las lenguas oficiales esté en manos de tantos políticos, ignorantes la mayoría en cuanto a asuntos idiomáticos e ignorantes también, cuando no mentirosos, en temas históricos.

La lengua es nuestra patria (no sólo de los escritores, como se dijo) sino de todos. Y el que tenga la suerte de tener dos leguas, pues todavía mejor; la doble “patria” enriquecerá su visión y ampliará sus posibilidades. Una riqueza magnífica la de las dos lenguas, pero que no puede hacerse obligatoria para cuantos quieran vivir o trabajar en un sitio que las tiene. Si dos lenguas son oficiales, lo sano es que ninguna excluya a la otra y cualquiera de ambas valga para cualquier asunto. Lo demás es enfermedad política grave.

Muchos de los prebostes nacionalistas, son tipos que quieren sacar tajada pese a quien pese, y que prefieren ser los alcaldillos de su terruño, los jefezuelos de su tribu y los brujos de su parcelilla, en vez de sumarse a cuanto nos haga más solidarios, unidos, grandes, fuertes, y ,sobre todo, seres humanos universales.

Todas las lenguas de España son hermosas, defendibles, útiles... pero nadie puede negar que de todas ellas, el castellano es la más universal. Que sepan los que se dejan arrastrar por los políticos ambiciosos que si la pierden perderán mucho más para ellos y para sus hijos.

Esos tipejos falsean los asuntos del idioma para usarlo como bandera, incumplen las leyes, engañan a muchos, atacan la igualdad de todos y, en definitiva no saben más que barrer para su pequeña casa. Son malos vecinos y peores caseros, tratan mal a sus inquilinos y les obligan a cumplir condiciones idiomáticas para escuelas, trabajos, etc. que ellos no tienen que cumplir en el resto del territorio nacional... en fin, un asco de vecindario.

Para mí, que los que se empeñan en arrumbar ahora el castellano en zonas bilingües, son igual de estúpidos, cerriles, fascistas e ignorantes que quienes en tiempos de la dictadura hacían lo mismo con las lenguas locales.

Si Franco y los suyos fueron siniestros y se equivocaron desatendiendo o persiguiendo las lenguas españolas minoritarias, los actuales políticos, o aficionados, que hacen lo mismo con el castellano se equivocan muchísimo más y son igual de siniestros.

Los politiquillos de medio pelo conseguirán más votantes por ese encasillamiento pero los que se dejan engañar perderán posibilidades culturales, amplitud de miras, generosidad. ¿Será mejor un niño que cuando crezca apenas sepa castellano aunque sepa perfectamente el catalán? ¿Será más culto y mejor persona por eso o sólo será más borrego de los jefes de una tribu más pequeña? ¿No perderá las posibilidades del bilingüismo por ambiciones que le son ajenas?

Políticos de todo el estado antepusieron a la lógica y la legalidad sus intereses partidistas, buscando apoyos de nacionalistas para obtener más poder (últimamente lo hicieron Aznar y Rodríguez Zapatero) consintiendo que se vulnerase la Constitución con decisiones y leyes locales sobre el uso de las distintas lenguas del Estado.
Es decir, como siempre, los políticos (esto sí va por casi todos) defienden primero sus intereses y luego los de los ciudadanos. ¿O alguien pensaba otra cosa?

Por cierto, quien me llame ultraconservador, derechista, nacionalista español (¿qué coño es eso?) o cualquier otra lindeza por lo que estoy diciendo, puede hacerlo, pero él y yo sabemos que miente, no sabe lo que dice, o es tonto de capirote.



Otra imagen del Monasterio de Suso (las tumbas de los siete Infantes de Lara)

Leed el magnífico artículo de Joaquín Leguina y veréis lo claro y evidente que resulta todo esto.
http://reggio.wordpress.com/2008/07/17/el-renidero-espanol-de-joaquin-leguina-en-el-mundo/
Recomiendo también varias entradas (junio y julio de este año) en el blog de Santiago Trancón.
http://hacer-pensar.blogspot.com/

Quiero defender el derecho de todos a cualquiera de las lenguas de la península pero, por el mismo motivo, que esa panda de ignorantes gilipollas deje de atacar al castellano.
Enrique Gracia Trinidad

7 comentarios:

Isabel Rodríguez dijo...

Hago mías todas y cada una de las ideas expresadas por Enrique en este artículo. No hay nada peor que un imbécil con poder y de eso estamos padeciendo demasiado en los tiempos que corren. Y una de las mayores imbecilidades -y de las más peligrosas- en las que incurren quienes nos desgobiernan es convertir las distintas lenguas nacionales en armas arrojadizas de carácter político. Qué pena que no tengamos memoria, con lo cerca, en el espacio y en el tiempo, que tenemos los Balkanes. Se empieza peleándose estúpidamente por la lengua y no se sabe a dónde nos puede llevar esa locura...

Sintagma in Blue dijo...

Para curarse de la manipulación informativa, nada como viajar más y pasar una temporadita en Cataluña, por ejemplo.

Anónimo dijo...

Amigo/a "Sintagma in blue":
Yo que he tenido muy buenos contactos con Cataluña (mi padre hablaba catalán... lástima que yo no pueda hacerlo) y que he sido tratado allí con respeto y cariño lingüistico, soy amigo de varios escritores catalanes con y sin problemas; he visto también miles de carteles, me han chuleado en catalán como no te puedes hacer ni idea, tengo contactos de todo tipo allí... en fin, que hablo por boca propia y no desde manipulaciones.
En todo caso, tienes razón, viajar más cura de la manipulación pero, sobre todo (siempre se ha dicho) viajar cura de los nacionalismos estrechos.
Me suena que tú no eres de los que yo critico: enhorabuena.
Un saludo
Enrique Gracia Trinidad

Isabel Rodríguez dijo...

Pues es cierto que hay manipulación informativa, y que viajar cura, o al menos previene, contra ella. Pero no hay por qué presuponer que todo el que se muestre de acuerdo con determinadas actitudes es alguien que no ha viajado y que no conoce, en este caso, Cataluña. Yo he viajado, si bien no tanto como quisiera, y he vivido en Cataluña y la amo, amo el catalán y lo hablo y nada defiendo con más pasión que la libertad lingüística y el respeto por todas las lenguas nacionales. Pero eso: por todas. Y me parece que descalificar de entrada a quien ama el castellano es producto de ese nacionalismo estrecho del que a estas alturas ya deberíamos estar curados. Y peor para todos nosotros si no lo estamos.

Francisco Javier Illán Vivas dijo...

Me parece muy interesante y clarificador.
Espero que en Murcia no se decida cambiar los carteles públicos del castellano al panocho, que no lo entendemos ni nosotros; o en Extremadura al castuo o en... Se trata de eso, de TODAS las lenguas.

Rafael Banoregas C dijo...

Yo soy catalán y hablo indistintamente castellano y catalán - cuando no una mezcla preciosa de las dos-. Verdaderamente, yo que vivo en Cataluña, no veo tanto problema. Con mis padres hablo castellano -emigrantes de otras partes de España- aunque entienden perfectamente el catalán, con mis amigos inidistinamente y en la universidad también. Jamás - repito- JAMÁS me he sentido discriminado por hablar una u otra lengua, esa es mi experiencia.
! Claro que hay personajillos que no ven más allá de su nariz! De uno y otro bando. Pero lo que más me repatea la barriga es la desinformación; tanto los que hablan de Cataluña hacia España, de España hacia Cataluña, y - lo que más me jode, con perdón- los que hablan desde Cataluña para Cataluña misma: a mi me parece que estos últimos no viven el día a día de cualquier punto de Cataluña.
La realidad es muy distinta a la que explican ERC o Telemadrid, por mencionar dos exponentes claros.

Por si alguno está pensando a estas alturas sobre mi condición política, les diré - aunque no debo justificarme-, que soy de izquierdas y republicano, para más señas. Así que no me vengan a tildar de facha.

Animo a todos a pasarse por este precioso país, nación,estado, territorio, autonomía - esto es otro tema-, sin prejuicios.

Un abrazo a todos.

Rafael Banegas Cordero

Anónimo dijo...

Me agradan mucho las intervenciones de todos. Esta última de mi joven amigo, el poeta Rafael Benegas, es muy interesante. A su hilo, le voy a contestar pero como temo que me alargaré, lo voy a hacer en una nueva entrada mejor que en este comentario.
Del debate y la controversia entre amigos e iguales suele salir mejor la luz.
Enrique Gracia Trinidad