SOBRE ESTE BLOG

AQUÍ ARRIBA HAY UNA SERIE DE SECCIONES QUE PUEDEN INTERESAR. GRACIAS POR VISITARLAS.


30/5/09

ÚLTIMAS LINDEZAS DEL PODER ECLESIAL


Sacerdotes y seglares católicos honrados, consecuentes con el mensaje genuino de Cristo, más allá de cuantos disparates le han echado encima los siglos, están hartos, escandalizados y decepcionados, pero casi todos callan. Compruebo que pese a su malestar, la mayoría se defiende como gato panza arriba cuando desde fuera criticamos las posturas inadecuadas del poder eclesial que nos afectan a todos. Tal vez, instintivamente, piensan que sería tirar piedras contra su propio tejado si nos dan a los críticos la razón que ellos saben que muchas veces tenemos.


Desde aquí les digo que no se preocupen, no estamos contra ellos, ni contra sus buenas obras, ni contra el derecho que tienen de practicar su fe y sus ritos. Al menos yo, siempre defenderé ese derecho suyo y sobre todo las prácticas en las que benefician a la humanidad.

Pero sí me veo en la necesidad de denunciar la hipocresía y la desvergüenza del poder, de la cúpula política de la Iglesia Católica, de luchar contra el intrínseco fundamentalismo escondido detrás de buenas palabras (a veces no tan buenas) de ciertos obispos, papas y otros poderosos de los que Cristo abominaría como lo hizo de los mercaderes del Templo de Salomón.

Y tengo esa necesidad porque estoy harto, como muchos, de que pretendan dar clases de moral quienes son --Cristo dixit-- "sepulcros blanqueados". Lo hacemos otros y yo, cansados de que pretendan seguir con sus privilegios de siempre a costa de controlar las conciencias y con ello todo lo demás. Aburridos de que, como casi todos los gerifaltes religiosos de tantos siglos y lugares, se arrimen al poder para medrar e intenten que todos pasemos por el aro de sus ideas.

Por ejemplo, claman al cielo cosas como estas:

El señor de las fotos que ilustran este artículo, el Cardenal Cañizares, humilde como puede verse en las imágenes, con un trapito de nada (6 metros de tela púrpura para que se vea lo Príncipe que es de la Iglesia) con un anillo tamaño natural, de oro por supuesto, casulla bien bordada a la antigua... ese mismo tipo es el que da lecciones de moral, como cuando, hablando de las violaciones y maltratos de instituciones religiosas irlandesas, dice que "no se pueden comparar" con el aborto que es algo mucho peor.


Señor Cañizares, si no se pueden comparar ¿por qué saca usted la comparación? Mire, cuando a alguien le hablan de un mal asunto que le concierne aunque sea de lejos y replica que comparado con lo que hacen los contrarios no es tan malo, es que le faltan argumentos para defender lo indefendible. Es el mismo defecto que tienen los políticos cuando aal echarles en cara algo malo de su partido, se hartan de decir que peor es lo del partido contrario... Ya se sabe, como el cuento: "Oye, te veo mala cara..." y el otro contesta: "Pues anda que tú".

Claro que todo esto debe ser mala intención mía, ganas de meterme con estos poderosos clérigos hipócritas --y seglares, que de todo hay--, ganas de interferir en su libertad de expresión y de difundir sus criterios morales... Con ellos, pobres, que nunca han pretendido manejar la sociedad en defensa de sus intereses ideológicos, económicos y de clase; con ellos que jamás han influído en políticas y legislaciones, ni apoyado dictadores, ni bendecido cañones, ni defendido la pena de muerte, ni nada; con ellos, inocentes, que jamás han intentado callar a nadie, ni condenar a otro por sus ideas; con ellos que insisten en no cambiar por mor de los fundamentos cristianos, aunque los hayan desfigurado hasta dejarlos irreconocibles. ¡Pobres...! ¡Pero cómo somos tan injustos!

En fin, usted, señor Cañizares, siga poniéndose esas capas, esas casullas, esos anillos, todas esas cosas que como bien sabe fueron indicadas por Jesús de Nazaret en sus predicaciones cuando decía: "Poneos capas lujosas, llevad anillos de oro, acumulad el lujo en vuestras más altas instancias, porque los que tal hagan poseerán la tierra..." ¿O no fue eso lo que dijo? Que a lo mejor usted tiene unos evangelios distintos de los que yo conozco.

Y vosotros, los cristianos de buena fe, seguid tragando, seguid en vuestro enfado con nosotros, los perversos, cuando arremetemos contra estas cosas --que nos influyen, sí claro que sí--, seguid tolerándolo a pesar de que la lógica os diga que debierais hacer algo. En ese sentido sois como tantos de nosotros que estamos aburridos de los manejos de los políticos pero seguimos votándolos en vez de darles una lección definitiva y que se encuentren sólo con los votos de los afiliados ¡a ver qué hacían entonces!

Es triste comprobar la capacidad que tenemos para convertirnos en uno más del rebaño. Me niego a pensar que esa sea, en religión o en política (que a veces es lo mismo) la condición del ser humano.

3 comentarios:

Manuel dijo...

Enrique, por Dios!: ¿Quien es el mamarracho ese?.

Pero hombre!, que este especimen debe tener una madre, y que la pobre debe andar muerta de vergüenza...

Creo que me voy a la cama: ya tengo asegurada la pesadilla de esta noche.

Un abrazo (sin capa).

Diógenes dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con lo que escribes.
En este caso, la realidad no supera la ficción, es el "no va más".

Anónimo dijo...

Tu blog está constantemente haciéndonos ver que el escritor, el buen escritor, no puede ser neutral. La Literatura no puede ser ajena a la vida. Es un instrumento de conocimiento y reflexión. Las palabras tienen que ir en dirección de la Luz y conseguir acabar con el oscurantismo y el anti-humanismo. Te apoyo en el intento, ya sabes cuánto.
Un abrazo

Port