SOBRE ESTE BLOG

AQUÍ ARRIBA HAY UNA SERIE DE SECCIONES QUE PUEDEN INTERESAR. GRACIAS POR VISITARLAS.


2/7/18

HISTORIAS DEL CALLEJÓN (Libro de relatos)


  HISTORIAS DEL CALLEJÓN
Soledad Serrano Fabre y Enrique Gracia Trinidad

                                                           Colección: Narrativa
                                                           ISBN: 978-84-948822-9-6
                                                           148 págs. 243 grs. 15 x 23 cm.
                                                           Encuadernación: rústica con solapas
                                                           C/ IVA 15 € / S/IVA 14,42 €


ADQUIRIR EN CASA DEL LIBRO:  
                                                          

SOLEDAD SERRANO FABRE  Y ENRIQUE GRACIA TRINIDAD
ambos son escritores, actores y divul­gadores culturales. Desarrollan su actividad en teatro de voz, conferencias, recitales poéticos, talleres y cursos de creatividad y de voz, grabaciones y colabo­raciones en radio y tv, etc. con más de 10.000 intervenciones culturales públicas. Juntos o por separado han publicado poesía, relatos, varias traducciones y antologías, artículos, guiones y dibujos. En total alcanzan las cuarenta publicaciones.

HISTORIAS DEL CALLEJÓN. Estas historias son todo lo reales que las historias pueden ser cuando se cuentan pasado un tiempo. Más de medio siglo en este caso. El que las narra es el propio Callejón, un pequeño tramo de calle sin sa­lida y sin asfaltar, que acogió seis portales con tres pisos de altura cada uno, en los años 50 y 60 del siglo XX. Es un Callejón de buena memoria, pero nos avisa: Los cambios han sido enormes aunque yo continúo con un alma provinciana, y una memoria casi en blanco y negro, sin plástico ni móviles ni ordenadores, iluminada por farolas de gas, y un puñado de recuerdos que se confunden con los sueños. Todo pasa.


Ver en editorial: http://huergayfierro.com/historias-del-callejon/

NOS INDICA LA EDITORIAL:
Pueden adquirir nuestros libros en los siguientes establecimientos, si no lo encuentran,
pónganse en contacto con nosotros:

C/ Sebastián Herrera, 9. 28012 Madrid – España   
Teléfono: 914676361

el_corte_ingles
fnac
amazon
la_central
alibri
muchos_libros
google_books

la_casa_del_libr

ARTÍCULO SOBRE ESTE LIBRO, 
por Valentín Martín (junio, 2018)

EL SEMINARISTA DE LA GUINDALERA  
Quique no tenía que subirse al tranvía del 8, sino a una burra escasa de fiar porque le picaba mucho la mosca, que le llevaba hasta el río cinco kilómetros más abajo. Al llegar al borde del agua silbaba como todos los niños de pueblo que vivían entre pardales y sardas, al silbido acudía el barquero anciano desperezando el sueño mexicano junto a la última pared del pueblo. Quique se subía a la barcaza, la burra unas veces sí y otras no, y el barquero anciano empujaba la barcaza con una vara robusta hasta llegar a la otra orilla, donde Quique pagaba y, cargado con la maleta llena de ropa, mantas y sábanas, emprendía una caminata hasta la estación del tren en medio del campo. 
Para entonces Quique ya sudaba, quizás por la nostalgia de sus 11 años más que por el peso de sus sandalias. Tanto pantano, tanto pantano y ningún puente, se decía el seminarista maldiciendo todos los misterios gozosos y dolorosos.
En la estación del tren había mucho aburrimiento, quizás alguna soledad, y media docena de cerdos a los que el jefe engordaba para la matanza de diciembre, en algo tenía que entretenerse si sólo pasaba un tren, y nadie sabía cuándo, para eso estaban las campanillas que avisaban media hora antes. 
El tren era negro como los que diseñaba Boris Pasternak. Y cuando entraba en la estación, bufaba como si estuviese agonizando y echando humo por los belfos de hierro.
Cuando aquel tren llegaba al último pueblo, Quique se bajaba de él y se subía a la trasera de una camioneta que iba repartiendo el correo camino de la sierra de los helechos. Entonces se escribían muchas cartas.
Al llegar a los albores de la sierra, número siempre alto, Quique abandonaba la camioneta justo enfrente de donde vivía la portuguesa más hermosa que todos habían visto en sus vidas, enfrente de una carpintería donde comenzaba un sendero de tierra que le llevaba al enorme edificio gris que era lo menos parecido a un hogar.
Para entonces había pasado casi un día entero.
En el seminario, aunque vivían con él 500 niños de posguerra, Quique estaba muy solo porque a su amigo de toda la vida, El Morroño, el obispo no lo había admitido por ser hijo de soltera.
Así que se aplicó con todas sus fuerzas a aprender latín, griego, matemáticas, química, a pelar la fruta con el tenedor y el cuchillo, a saber subir y bajar las escaleras con una señora, a escuchar “Pedro y el lobo” y saber quién era Pedro y quién el lobo según Prokofiev, a tocar la bandurria y otras cosas muy útiles para luego, cuando saliese al mundo.
Esto lo decían mucho los seguidores de Teilhard de Chardin que educaban, cuando salgáis al mundo.
Pero antes de salir al mundo Quique, el seminarista de La Guindalera, aprendió muchas cosas. 
Que los domingos son muy cortos. Que se sentía muy orgulloso de sus compañeros de 18 años, tan altos y hermosos, frente a él que era un niño de primero, del curso de los pipis. Que había dos profesores que siempre estaban juntos, como la pareja de la guardia civil de la villa medieval donde él había nacido y hoy duerme bajo las aguas. Que otro de los profesores adoraba al becerro de oro de la juventud y andaba rodeado de niño ricos y guapos que usaban colonia cara.
Ahora que han pasado los años, Quique sólo recuerda dos asuntos: que una prima segunda modista dejó de hablarle cuando abandonó el seminario después de acabar un bachillerato de lujo. Y del día que mataron a Kennedy.
Y cuando Quique salió por fin al mundo, quiso cambiarlo. Para eso había estado tanto tiempo hibernando, y había vuelto a casa solamente por julio carmesí, y se había dejado los años más musicales en un proceso interior que le conducía inevitablemente a la lucha por la libertad.
Y sin embargo, Quique no cambió el mundo sino que cambió de opinión.
Fue al leer un libro de Enrique Gracia Trinidad y Soledad Serrano. Porque entonces Quique supo que hay rendiciones inevitables. Y él se rindió al rastro de aquel mundo amable donde vivían en un callejón Ana y sus muñecas recortables inventándose libros, Jero que añoraba su bola azul más que los ancianos solteros el tiempo perdido, Luis que sólo se salvaba del vacío al volver a casa con la madre, el entierro de un niño con su cajita blanca que ve de la mano de Alicia, la casa de las tías ricas llena de santos y jazmines, el valeroso picador de toros avergonzado por las palizas de su mujer y su suegra, el cadáver de la pipera a quien mataron el progreso y la traición, la operación de apendicitis de una gallina, la pausa de la lluvia que parece más larga, el retrato del león de San Jerónimo que se parecía a la criada, las trenzas extranjeras de una niña que confundía al repartidor de hielo con el Capitán Garfio, la historia de la innombrable tía Bolola de la niña tuberculosa, Franco, Tere que amaba los trenes mientras su madre amaba a un poeta, la socialista señá Benita cagándose en todos los americanos cuando pusieron un pie en la luna, el “mi madre se lo pagará mañana”, el testículo de Jacinto Benavente pillado con una silla de tijera, el obrero que se fue a trabajar a Alemania, dejó mujer y cuatro hijos y al regresar al cabo del tiempo se encontró con mujer y siete hijos, la venganza de Ana sobre una virgen que -como todas las vírgenes- parecía una muñeca, la siringa de los buhoneros, los ojos biónicos, los muchachos asesinados cuando querían cambiar el mundo mientras las niñas cantaban “soy la reina de los mares”, el teatro hermano del hambre, la dulzura de un robo de perrunillas, la revolución industrial de Juan de Dios, los patios con coplas, Ama Rosa, y la bien pagá, el baile de las viudas donde no se hacía el amor sino la guerra, los mendigos muertos que tanto molestan a las alcaldesas porque afean el paisaje, Madame Bobary volviendo a la pobreza de la infancia, Teresa Núñez escribiendo novelas del oeste con 19 años…
Y Quique se para aquí, justo en los puntos suspensivos que tanto odia, porque al final todo pasa.
Y todo queda en un libro de Enrique y Soledad que ha logrado el milagro de convertir la obsesión de Quique por echar al mar los sistemas, la gente con certificados de buena conducta que no hace nada mientras los niños se ahogan, crecer como libertario y radical para que tantos se jodan, pero conservar la memoria de este incruento libro que no usa Guerlain número 5 sino la limpia mañana que se levanta para que los que vivieron cuenten y los que llegaron después, sepan.
Enrique Gracia Trinidad y Soledad Serrano Fabre son maestros de la literatura oral. Por eso no extraña ni una miajita que leyéndolos, los oigamos.






7/6/18

LIMPIAR LA CAVERNA MÁS ALLÁ DE PARTIDISMOS


LIMPIAR LA CAVERNA MÁS ALLÁ DE PARTIDISMOS
Enrique Gracia Trinidad

Nota: Este escrito responde al publicado por Juan Van-Halen en ABC, el 4-6-2018 
y que puede verse copiado más abajo o  pinchando aquí  





Vaya por delante que los carnets que tengo son el de identidad y el de conducir y seguramente andan cercanos a caducar. Nunca he tenido carné de partido alguno, ni lo tendré.
Dicho esto, se entenderá que remede a Dalí cuando hablaba de Picasso, refiriéndome por mi parte a Juan Van-Halen: "Juan Van-Halen es español, yo también, Juan Van-Halen es escritor, yo también; Juan Van-Halen es un político de derechas, yo tampoco".
Me veo obligado a responder a este colega escritor y poeta, por lo demás, en lo personal, amigo, por el artículo que acaba de sacar en la tercera de ABC —¿dónde si no?— sobre el asunto de la moción de censura y subsiguiente cambio de gobierno en esta España de nuestros pecados. Buena muestra, con tono literario, del cabreo y el desconcierto que cunde en las filas de quienes hasta ahora nos gobernaban.
Habla de "golpe de mano parlamentario", evitando mencionar el más rotundo "golpe de estado" aunque luego se refiera a eso cuando menciona a los catalanes en distintas fechas y hasta hace referencia a "golpismo" en el título de su artículo.
No escatima alabanzas a su líder a la par que se disimulan los abrumadores problemas —"positiva herencia"
"sentencia... de un juez conocido por sus ideas radicales de izquierda", "supuesta caja B"—; eso siempre es muy propio de los totalitarismos de cualquier color y de los partidos que tienden a ejercerlo como el suyo.
Pero sobre todo se extiende en descalificaciones para el nuevo Presidente, Pedro Sánchez —insisto en que no soy ni socialista ni nada—, que me suenan ya a lo mismo de siempre y sobre todo a lo mismo con lo que ha venido amenazando desde la caída de M. Rajoy la parte más energúmena de los populares. 
Hace gala mi amigo Van-Halen de datos históricos recordando datos oportunos, pero como suele hacerse, vistos desde una posición sesgada, como cuando menciona las elecciones de 1936 con una "cómoda mayoría a la izquierda trasteando los resultados de las elecciones" sin mencionar que en aquellos tiempos convulsos todas las elecciones anteriores venían siendo sistemáticamente "trasteadas" por conservadores de todo tipo ¿o vamos a olvidar al manipulador Conde de Romanones, que terminaría de procurador con el golpista Franco, lo que confirma que pese a ser Grande de España, era más bien regularcillo, como apuntara Jorge Llopis?
Y hablando de trastear y de dar golpes de estado, más valiera recordar al pretoriano Primo de Rivera con la colaboración de Alfonso XIII, al golpista repetidor Sanjurjo y, no digamos, al gran golpista Franco que como dijera Sanjurjo: "Franquito es un cuquito que va a lo suyito» y que terminó metiendo a España en los años de incuria que todos quieren olvidar aunque algunos repiten maneras como en el caso de la pepera "ley mordaza" que, por cierto, más vale que se derogue lo antes posible.
Por muy perversa que le parezca ahora la moción de censura que ha derribado a su gobierno y tambaleado a su partido, no dejará de reconocernos el poeta Van-Halen que hay notables diferencias con las que acabamos de mencionar y que el batiburrillo de apoyos que ha conseguido Pedro Sánchez —batiburrillo más que delicado y en esto acierta— ha surgido de la poca cintura de Rajoy para dialogar, símbolo autoritario sin duda, y del empeño, junto a los suyos, en cerrar los ojos ante la inmundicia de corrupción sistemática que llevan años practicando y ahora empieza a concretarse judicialmente. Por cierto ¿dónde está ese cacareado respeto de las decisiones judiciales cuando les golpea a ellos en plena línea de flotación?
Y no es que la corrupción no abunde en otros partidos, ya resulta un mal endémico del país, sino que no recuerdo haber visto a Sánchez en los papeles de los ERE andaluces y sí a don Mariano en los de Bárcenas, que algunos implicados ya han reconocido.
De la mención de que es la primera vez que se promete cargo sin crucifijo ni biblia, poco que decir salvo que ya iba siendo hora de que se manifestase la no confesionalidad del Estado.
En algún momento se refiere a vídeos del PSOE y de Ciudadanos mostrando los bandazos de ambos. ¿No conoce la innumerable hemeroteca de su partido? ¿o eso es sólo mala intención periodística de algunos? 
Otra razón sí le asiste a Van-Halen: la legislatura va a ser un guirigay porque los síes al nuevo eran más bien noes al anterior y porque cada uno lo hizo por distintas razones. Habrá que ver la mano izquierda del estrenado presidente para capear el temporal que se le viene encima. El que ya tenía la capa hecha unos zorros era el presidente saliente. Ojalá los "manirrotos", "desnortados" e "ignorantes de compromisos europeos" que cita quien estoy considerando mi interlocutor, hagan algo mejor las cosas.
Desde luego, ninguno de ellos, que yo sepa, han llegado al poder como llegaba desde hacía años el PP totalmente dopado con dineros oscuros de los que un buen pellizco comisionista se llevaban algunos de los suyos y la mayor tajada, sin duda, el propio partido.
De ese dopaje, surge la imagen que encabeza este escrito, la de un superhéroe de tebeo hecho de piedra, dicho sea por la dureza de cara y el resto de su piel y la hipertrofia de su musculatura bien drogada. Véase en oposición de la imagen que encabeza el escrito de Juan Van-Halen en ABC y que representa a un Groucho Marx con la rosa socialista entre los dientes; muy sugerente, dicho sea de paso.
Estas en las que andamos no es un retroceso como indica, no es una moción apuntalada en la mentira y, desde luego, no es golpismo; es la hartura llevada a sus últimas consecuencias, a la desesperada contra quienes consideran la patria como su finca particular mientras se llenan la boca presumiendo de patriotas y augurando tiempos horribles si no les dejan que ellos sigan llevándoselo crudo.
Ahora, que pongan enmiendas a los presupuestos de los que tanto presumían, que con eso ya están dando el cante y demostrando que no eran cuentas para todos los españoles sino para sus intereses electorales y para mantener contentos a sus verdaderos jefes que no son otros que los poderosos del capitalismo más rancio y más insolidario; los mismos que los llenaban los bolsillos, los presupuestos electorales y más de una cuenta de algunos en paraísos fiscales.
"O nosotros o el caos" parecen repetir los populares; pues por mi parte, venga un poco de caos y que la caverna empiece a recomponerse si puede, pero limpiando a fondo porque es una caverna que huele a establo.

 ⧫      


Escrito de Juan Van Halen al que se refiere este artículo 

GOLPISMO PARLAMENTARIO

Juan Van Halen  (ABC  4-6-2018)

«La moción que hemos vivido mantenía sus motivos reales ocultos y eran falsos los proclamados. El resultado: un golpe de mano parlamentario. Me temo que la positiva herencia de Rajoy se malbarate y se dañe gravemente por la acción de los manirrotos y los desnortados que, entre otras ignorancias, no saben de compromisos europeos»




Estrenamos séptimo presidente del Gobierno en democracia. Los suspicaces le acusan de ser veleta en sus convicciones, no de fiar, sin experiencia suficiente, y por ello poco adecuado para llevar el timón de España en momentos difíciles y en el contexto tan complejo y lleno de interrogantes de la Unión Europea. Sin embargo destaca en muchas cosas si se le compara con sus antecesores. Es el primero que llega por una moción de censura, el primero que nunca ha ganado elecciones al frente de una candidatura, el primero que al ser elegido no es diputado, el primero que en su toma de posesión prescinde de la Biblia y el crucifijo, y el dirigente que en dos convocatorias electorales sucesivas ha recogido los peores resultados de la historia de su partido.
La biografía parlamentaria del nuevo inquilino de Moncloa no es brillante; accedió al Congreso en dos ocasiones por renuncia de sus predecesores en la lista, y previamente también por carambola consiguió su acta de concejal en el Ayuntamiento de Madrid. Como creo poco en la suerte, le reconozco decisión, paciencia y tesón. Cuando cae se levanta y ha tenido que hacer no pocas piruetas. Habría que hablar más que de su ambición de su obsesión por llegar.
La moción de censura es un procedimiento constitucional impecable pero la fórmula supone nada menos que la aspiración a un cambio en la cabecera del Gobierno y es asunto demasiado serio para convertirlo en frivolidad instrumental. No debe conllevar que se retuerzan sus motivos envolviéndolos en falsedades. No es un «quítate tú para ponerme yo». Detrás de una moción de censura está la realidad de la Nación, sus ciudadanos, la posibilidad de seguir adelante o de retroceder. Un diputado de biografía inane, ocupante de fincas y salteador de supermercados, abrazó al candidato recién elegido vistiendo una camiseta que proclamaba: «Voto sí solo para echar a Rajoy». Menudo sesudo mensaje de bienvenida al futuro.
Si la moción de censura no se apuntala en el rigor sino en la mentira, si falsea sus motivos, si es un batiburrillo pactado sin la altura de miras que requiere el caso, se convierte, de hecho, en un golpe de mano parlamentario, de modo que la representación nacional es utilizada torticeramente. En nuestra historia hay antecedentes. Por no remontarnos más lejos, en un periodo ahora admirado por algunos, un golpe parlamentario arrojó de la presidencia de la República a Niceto Alcalá-Zamora, incómodo para la deriva de la izquierda hacia el radicalismo, y situó en ella a Manuel Azaña, bizcochable como se comprobaría. Y una Comisión de listas presidida por Prieto en las Cortes otorgó en 1936 una cómoda mayoría a la izquierda trasteando los resultados de las elecciones previas.
Desmintiéndose a sí mismo, el nuevo presidente del Gobierno se acogió a los apoyos del multiforme populismo -que enmascara al leninismo antisistema-, independentistas y republicanos catalanes, el grupúsculo vasco heredero de terroristas, y otros especímenes políticos de variada procedencia, con los votos decisivos del nacionalismo vasco en cuya coherencia había confiado ingenuamente el Gobierno censurado. Tan abiertos tenía sus brazos acogedores el candidato a presidente que en sus intervenciones ante sus señorías no pudo concretar propuestas para no ahuyentar apoyos.
Se repitió que el motivo de la moción era ético: instalar la honradez en la política española. Para ello se esgrimió la sentencia, no definitiva y con un voto particular, que había servido oportunamente en bandeja un juez conocido por sus ideas radicales de izquierda, de las que existen evidencias, que sin tener que ver con la causa de que se trataba, recogió caprichosamente en la sentencia su atrevido criterio sobre la falta de credibilidad del anterior jefe del Ejecutivo cuando fue citado como testigo, y además la sentencia entró en los meandros de una supuesta caja-B, asunto que tampoco figuraba como cuestión en los hechos que se enjuiciaban.
Falso era también que se hubiese condenado penalmente por corrupción al partido que gobernaba antes de la moción. Los únicos partidos condenados por corrupción desde la recuperación democrática fueron PSOE y CiU. Tan oportuna y útil sentencia se refería a unas elecciones de hace más de diez años en dos municipios de la Comunidad de Madrid, pero ello no impidió que los proponentes y adheridos a la moción reiterasen una causa general contra el conjunto del partido gobernante. Una falsedad indecorosa que desvirtúa la justificación de la moción y la convierte en un golpe de mano.
No resulta tranquilizador sino inquietante que el partido de los ERE, el del 3% de comisiones, los sucesores de etarras, los populistas antisistema, y los independentistas catalanes -estos últimos ya dieron golpes de Estado en 1931, 1934 y lo repitieron en 2017- se hayan unido «para acabar con la corrupción y llevarnos a una España más decente». Sus antecedentes aportan nulo crédito a tan encomiable propósito. Todo lo fían a los compromisos del nuevo presidente, cuya coherencia política le convierte en fervoroso seguidor del Groucho Marx de «estos son mis principios, si no le gustan tengo otros». Circulan vídeos reveladores de estos bandazos.
Hay un partido perdedor en este invento y no es el censurado: Ciudadanos. Dio el pistoletazo de salida para la moción socialista al sobredimensionar, mintiendo, la cacareada sentencia, al anunciar su ruptura con el anterior Gobierno, y al proclamar que la legislatura había concluido. Y resulta que la carrera la han ganado otros. Sobreactuando y encandilado más por lo demoscópico que por lo real, exigió elecciones inmediatas. Pero la convocatoria está ya en manos del presidente al que no le convienen elecciones. Con el partido más votado en la oposición, Ciudadanos, acuciado de urgencias, perderá fuelle. A muchos votantes se les han abierto los ojos. También circulan vídeos que retratan los dobles y triples juegos del líder de esta formación que, petulante, se cree capaz de curar mágicamente todas las dolencias políticas que nos acechan.
La moción que hemos vivido mantenía sus motivos reales ocultos y eran falsos los proclamados. El resultado: un golpe de mano parlamentario. Me temo que la positiva herencia de Rajoy se malbarate y se dañe gravemente por la acción de los manirrotos y los desnortados que, entre otras ignorancias, no saben de compromisos europeos. Ya se anuncian exigencias inviables de algunos de los colaboradores necesarios para el éxito de la moción de censura. Lo que quede de legislatura será un guirigay. Con 84 diputados no se puede gobernar, sobre todo para quien no ha gobernado ni una comunidad de vecinos. Luego, otra vez a empezar.

Juan Van-Halen es escritor y académico correspondiente de la Real Academia de la Historia




Este es el enlace del artículo en ABC al que se hace referencia:


18/3/18

Un extraordinario libro sobre el Quijote

En 2007 se publicó el libro "El Quijote de Edouard Zier", con distintos escritos sobre imágenes del Quijote.


El origen del libro está en que Carmen y Justo Fernández, grandes expertos y coleccionistas de ediciones del Quijote —de los mayores del mundo sin duda—, encontraron en una subasta una colección de láminas sobre el Quijote dibujadas por el francés Edouard Zier. Al parecer, estaba destinadas a una publicación que nunca se realizó.
Aprovechando esta circunstancia junto con la celebración de los veinte años de la aseguradora ACC, se gestó la idea de preparar el libro. Lo ideó, coordino y prologó José Manuel Lucía Megías, lo diseñó José Ramón Trujillo y  se publicó por cuenta del ACC Grupo Zurich y Sial Ediciones.
Colaboraron con distintos escritos, cada uno apoyado en una lámina, los escritores Luis Alonso de Santos, Luis Alberto de Cuenca, Ernesto Filardi, Espido Freire, Enrique Gracia Trinidad, Darío Jaramillo Agudelo, Carlos Marzal, Alfonso Mateo-Sagasta, Vicente Molina Foix, Francisco Nieva, Emilio Ruiz Barrachina y Luis Antonio de Villena.
Fueron 12 miradas independientes, cada una sobre una de las imágenes, escritas libremente en distintos géneros literarios.

Personalmente, me correspondió escribir una historia relacionada con la lámina que aparecía en la portada del libro (ver imagen arriba). 
Dicha lámina ilustra el capítulo XIX de la Primera Parte, en la que unos encamisados con antorchas trasladan procesionalmente un cadáver desde Baeza a Segovia y don Quijote arremete contra ellos.
Diseñé en prosa un relato en el que Sancho, convertido a su vejez en ventero, se dedica a contar sus historias a los huéspedes, y narra a su manera la aventura de los encamisados. Como curiosidad, señalo que se apunta la posibilidad —dadas ciertas coincidencias— de que los restos que trasladaban pudieran ser los del mismísimo san Juan de la Cruz.
También se señala la curiosidad de que es en ese capítulo cuando Sancho da a don Quijote el conocido sobrenombre de "Caballero de la Triste Figura".  

En este enlace está el texto completo del relato de Enrique Gracia Trinidad, titulado 
"De lo que un viejo ventero contaba a sus clientes entre trago y trago"

El enlace corresponde a la publicación del texto que acaba de hacer, en 2018, la revista Alcazaba, dirigida por Luis Manuel Moll Juan y Alfredo Pastor Ugena.

La edición es de una extraordinaria calidad, tapas duras en tela, sobrecubierta ilustrada, con todas las láminas a sangre en distintos colores, grecas en todas las páginas y los textos también en colores variados.
ISBN: 978-84-96464-61-2
Puede encargarse en librerías o en la misma editorial: SIAL, Bravo Murillo 121, Madrid 28020 /
Pedidos: 91 535 41 13 – 686 500 013, o por email (editorial@sialpigmalion.es)


8/3/18

VÍDEOS de PUDO SUCEDER ASÍ (diálogos apócrifos de la historia), de Soledad Serrano Fabre

PUDO SUCEDER ASÍ
- Diálogos Apócrifos de la Historia -
de
Soledad Serrano Fabre

Dramatizan dos de los relatos: Soledad Serrano Fabre y Enrique Gracia Trinidad
Al final, Simeón Morales lee unos poemas de Leopoldo de Luis (Recuerdo de 100 años de su nacimiento)

4 vídeos de la presentación del libro en la sala Trovador, Madrid 7-8-2018

1º Vídeo: Ángela Reyes presenta a Soledad Serrano

2º Vídeo: Diálogo de Felipe II e Isabel de Valois


3º Vídeo: Diálogo de Adán y Eva

4º Vídeo. Final. 
Simeón Morales lee unos poemas de Leopoldo de Luis como homenaje.

El libro de Soledad Serrano puede adquirirse en algunas librerías o encargándolo 
Publicado por Editorial Amargord en 2015
ISBN  978-84-944689-9-5


3/3/18

Enrique Gracia Trinidad interpretado por el Grupo Retablo

Vídeos del Concierto-Recital del Grupo Retablo con poemas de Enrique Gracia Trinidad.
Sala Manuel de Falla, Palacio de Longoria, sede de la SGAE, Madrid, 28-2-2018

Voz: Mayte Domínguez
Piano y composición: Pablo Bethencourt
Artistas invitados: Alba Pastor, viola; Miguel Ángel Moldes, piano; Alexis Díaz, piano
Presentador: Arturo Amez
___________________________________________

Presentación de Arturo Amez y poema "Cuánta voz me queda en las maletas" (Libro "Encuentros")

Poemas: "Eppur si muove" (libro "Crónicas del laberinto"), "Efecto Lorenz" (libro "A quemarropa") y "Refugio" (libro "Restos de Almanaque")

"Música para un aniversario" (Pablo Bethencourt) y poema "Si no encendemos esta luz" (libro "Tiempo de Apocalipsis")  Viola: Alba Pastor

Poema "Nocturno con restos" (libro "Historias para tiempos raros")

Perpetuum Mobile (el tren) (Pablo Bethencourt) y poemas "Rapsodia en tren" (libro "Siempre Tiempo") y "Asalto" (libro "Todo es papel")


Poemas "Gato de Ursaria, el mal inquilino" (libro "Sin noticias de Gato de Ursaria") y música "Lluvia y Torrente" (Pablo Bethencourt) interpreta Miguel Ángel Moldes.


Poemas: "Pentimento" (libro Pentimento)  y "El nombre de la Rosa" (libro "Butaca de entresuelo") . Música Valses poéticos (preludios 1,3 y 4) de Enrique Granados, interpreta: Alexis Díaz.


Poemas: "Calle Salsipuedes" (libro "Mentidero de Madrid"), "Poema olvidado" (libro "Ver para vivir") y "La última copa" (libro "Al final de la escalera")


Cierre del acto. Enrique Gracia Trinidad lee décimas jocosas de agradecimiento

2/2/18

Sesión sobre TALLERES DE POESÍA en Ateneo de Madrid

1ª Sesión sobre talleres literarios en el Ateneo de Madrid, celebrada el 31-1-2018, dentro del ciclo "Manos a la obra"
Organiza y presenta Aarón García Peña, Presidente de la Sección de Literatura del Ateneo

Se trata de la primera sesión con este contenido. Están previstas futuras sesiones con más lecturas de poesía de asistentes a los talleres poéticos y debate sobre el tema.

Sesión completa en 7 vídeos.

1º vídeo de 7 - Inicio. Presentación de Aarón García Peña



2º vídeo de 7 - Jesús Urceloy, profesor de talleres poéticos en Fuentetaja y otros lugares. Su introducción y lectura de tres asistentes a sus talleres.



3º vídeo de 7 - Luis Luna, profesor de talleres poéticos en Escuela de Escritores
Su introducción y lectura de tres asistentes a sus talleres.



4º vídeo de 7 - Jose Antonio Rodríguez Alva, profesor de talleres poéticos en Ítaca, Escuela de Escritura. Su introducción y lectura de tres asistentes a sus talleres.



5º vídeo de 7 - Enrique Gracia Trinidad, profesor de talleres poéticos La Granja del Ruiz y otros lugares. Su introducción y lectura de tres asistentes a sus talleres.



6º vídeo de 7 - Aarón García Peña, profesor de talleres poéticos en Bibliotecas Públicas de la Comunidad y el Ayuntamiento de Madrid. Su introducción y lectura de tres asistentes a sus talleres.



7º vídeo de 7 - Preguntas finales y despedida

22/1/18

TEATRO A 2 VOCES "Educando a Rita"

Obra de teatro "Educando a Rita", de Willy Russell, 
por Andrea Navas y Enrique Gracia.
La obra (versión reducida) está en los siguientes 4 vídeos.
Grabado en el teatro del C. C. Alfredo Kraus, de Madrid, 
el 20-1-2018