SOBRE ESTE BLOG

AQUÍ ARRIBA HAY UNA SERIE DE PESTAÑAS INTERESANTES. GRACIAS POR VISITARLAS.

Este blog sigue dedicándose a actividades culturales aunque no le es ajeno el compromiso humano


16/6/08

ESPERANZA AGUIRRE, NO ME MIENTA

Señora Esperanza Aguirre, Presidenta de la Comunidad de Madrid:

Hace días hablaba yo con un amigo suyo y mío, hombre importante en su partido (tengo amigos de todos los colores)
— Estoy preparando una caricatura de la Aguirre —le dije— para ponerla en mi blog”.
— ¡Hombre... no te metas con Esperanza, no seas malo!” —. Sonreía mientras me contestaba.
Como tengo mucho aprecio por mi amigo, no voy a “meterme” con usted, al menos no como quisiera, pero sí tengo que contarle un par de cosas porque si no, reviento.

Verá, tengo otro amigo —este muy de izquierdas— que se acaba de tirar tres días con sus noches en una camilla de urgencias del Hospital de la Paz, en medio de un pasillo.
Entró con fiebre muy alta y sin defensas así que, mientras sabían qué le ocurría, le tuvieron allí, en un pasillo, la mar de cómodo, con gente accidentada, carreras, sin nada que hacer más que crecer en angustia. A su esposa tardaron los tres mismos días en darle una explicación más o menos convincente y yendo de la sala de espera a su trabajo, de allí a la sala de espera: horas y más horas de incertidumbre, mala atención e incomodidad absoluta. Sólo después de esos tres días le subieron a una habitación, gracias a que intervino un médico del hospital, amigo de la familia, si no todavía estaba haciendo pasillo.
Está mejor, gracias, parece que no era tan grave. ¡Si llega a serlo...!

El otro asunto: A mi hija Carolina, que no es exactamente mi hija pero como si lo fuera porque soy su PP —esto no es un juego de palabras con su partido político, porque en realidad soy su pater putativo—, le hicieron en abril un escáner cerebral y un TAC para controlarla; es ciega, paralítica cerebral y tiene focos convulsivos activos que ya le provocaron un par de paros cardiacos. Pues bien, las pruebas en abril y la cita con el neurólogo para ver resultados y tratamiento ¡en noviembre! A ver si, con un poco de suerte, en estos siete meses no hay novedades.
No le pongo más ejemplos —que tengo muchos y también de primera mano— porque he dicho que eran un par de asuntos y no quiero abrumarla.

Eso sí, tengo que preguntarle: ¿No debería usted haber dimitido? ¡Ah, no! Que dijo que dimitiría si la gente tardaba más de treinta días en ser operada. Ya, ya, y además están las trampillas: Que si es a partir de la última prueba preoperatoria y no de la decisión, que si es para unas operaciones y no para otras...
Mire, a usted se le puede llenar la boca de decir lo que quiera pero la gestión sanitaria en Madrid va de mal en peor. Tal vez la culpa sea del Ministerio pero como la que no para de cantar nuestras excelencias sanitarias es usted, pues a usted se lo digo.
O se está desatendiendo la sanidad pública para desprestigiarla y dar más cancha a la privada, o no hay profesionales suficientes, o nos mienten descaradamente, o usted tiene más cara que espalda; tal vez todo al mismo tiempo.
No lo sé, pero tres días en un pasillo de urgencias del que sólo se sale por enchufe, y siete meses a la espera de que un neurólogo decida sobre unas pruebas en alguien muy delicado de salud, son como para que cuando usted vuelva a hablar de sanidad se le caiga la cara de vergüenza, que sé que no se le caerá.
Yo sé por qué no se le cae, ¿lo sabe usted?
Nunca suyo
Enrique Gracia Trinidad

11/6/08

UTILIDAD DEL ARTE, DE LA POESÍA

(Foto E.G.T)


Artículo publicado en la Revista EL MIRADOR, de la Asociación de Escritores y Artistas Españoles (Madrid, España) mayo 2008

Esta mañana andaba yo de la cocina al ordenador, preparando un pastel de acelgas, y mientras vigilaba el horno, pensaba en la utilidad o no del arte, de la literatura, de la poesía. Me vino a la cabeza Eulogio Florentino Sanz, aquel romántico tardío, amigo de Bécquer y gracias al cual conservamos varios poemas de este, que Florentino memorizó tras perder el sevillano sus originales.
A este poeta, cuando trabajaba en la embajada española en Alemania, le presentaron a un diplomático estúpido que al enterarse de que era poeta le hizo la pregunta típica: “¿Y para qué sirven los poetas?” Sin inmutarse, Sanz respondió: “Pues para lo mismo que todo el mundo y además para escribir versos”
En esta sociedad absurda que nos estamos montando, todo lo que no tiene una utilidad palmaria, crematística e inmediata cae en sospecha; todo lo que no es negocio, dividendo, apariencia social, disfrute suntuoso o simplemente caro, no vale gran cosa.
Así que pintores, músicos, escritores y demás creadores, si no han encontrado un sitio en el mercado del relumbrón aunque sea a costa de poner precios desorbitados a auténticas mamarrachadas, son unos desdichados inútiles que viven fuera del mundo.
Ya se sabe, la grosera mayoría siempre confunde valor y precio. Digo mayoría no por un elitismo que detesto sino porque realmente son mayoría los que ejercen la vulgaridad, la inopia cultural, el sometimiento a modas y la caída de baba frente a la pantalla.
La generalidad de nuestros paisanos sólo dio mérito a Eulogio Florentino Sanz cuando apareció en los billetes de 100 pesetas. ¿Ah, que era Bécquer?. Pues que conste que aquel aspecto no era el de Bécquer sino el de Eulogio. El retrato ideal del romántico que dibujara Valeriano Bécquer se parece mucho más al poeta de Arévalo que al de la rimas. Véase el busto que en su ciudad natal tiene Eulogio Florentino.

Pero, a lo que vamos: La utilidad del arte, de la poesía, de esas cosas. Hay más opiniones al respecto de las que cabrían en esta página, así que no me extenderé. Dejo el tema sobre el tapete para que siga el eterno debate. Tan sólo ilustrar la controversia con algún detalle, como la anécdota leída hace poco:
“... en el Georges Pompidou: mientras veíamos una exposición, mi hijo pequeño se sentó en una silla corriente de mimbre, pegada a la pared. Que resultó ser una de las piezas de la exposición, como decía una tarjeta en la pared. Le dije que se levantara antes de que nos llamaran la atención y el niño atónito no daba crédito. Cómo va a ser eso una obra de arte, me decía, no ves que es una silla para sentarse. Tuve que zanjar el asunto con un "porque lo pone aquí", respaldado por la autoridad paterna. Pero el niño llevaba razón...” ( http://luzycontraluz.blogspot.com/ )
¿Veis como el arte es útil? Sirve a veces hasta para sentarse, y, como ahora, para esbozar una sonrisa.
Si nos ponemos en eso que llaman performance, la utilidad se sale. Brillante lo de entretener a las gentes por la calle o donde sea con una acción artística que la mitad de las veces no entiende ni la madre que la parió. ¡Se puede pedir más!
Aunque los modernos se enfurezcan, la mejor acción artística que recuerdo (llamarlo performance es sin duda más chic) es la del disparatado bohemio Manuel Fernández y González. Un “crak” este tipo montando espectáculos improvisados. Cierto día, en Burgos, ante el sepulcro de Enrique II el de las Mercedes, introductor de la Casa de Trastamara en Castilla a costa de asesinar a su hermanastro y rey Pedro I y de sobornar nobles, don Manuel, que siempre había sido partidario de Pedro I, golpeó la cara de la estatua yacente, gritándole: ¡Bastardo, Manuel Fernández y González te abo­fetea! He ahí un auténtico performance: directo, claro, reivindicativo, bien informado históricamente, conciso y eficaz. Nada de chorradas: Arte en estado puro. ¡Y útil! porque todos los que estaban delante pudieron aprender, si no lo sabían ya, que los Trastamara, empezaron con un traidor, Enrique II, y terminaron con otra traidora: Isabel I, se pongan como se pongan los que andan por ahí queriendo hacerla santa ¡que hace falta valor!

De la memoria de Florentino Sanz, conservando rimas de Bécquer, a la justicia histórica de Fernández y González, pasando por una “artística” silla para descansar en un museo: Pura utilidad la de los artistas... ¿o estamos hablando de otra cosa?

Enrique Gracia Trinidad

MUJERES E IGLESIA


Me escribe mi amigo Ángel Luis Cancela para —medio en broma medio en serio—, decir que si nos juntamos unos cuantos y ponemos una denuncia a la Iglesia (supongo Conferencia Episcopal Española que es su estamento de gobierno en España) por anticonstitucional en el trato a las mujeres.
No denunciaré en juzgados (¡que actúen de oficio¡ ¡leche!) pero sí dejaré aquí constancia de mi opinión en asunto que no me concierne como católico —sólo lo soy porque aún no he apostatado—, sino como ser humano.

¿Que de vez en cuando me meto con la Iglesia?

Pues claro, con el poder eclesial, no con los creyentes, y que ¿por qué lo hago? porque tengo el mismo derecho que ellos esgrimen continuamente para meterse en las cosas de todos ¡y con nuestro dinero! porque, aunque no pongas la X en su casilla de la declaración de Hacienda, siempre habrá parte de tus impuestos que se irá para financiarla... Y no, no estoy de acuerdo. Que me pidan dinero para sus obras sociales y lo daré con gusto, pero no para financiar adoctrinamiento o boatos de obispos, cardenales, Papa y otras historias. ¡Es como si me pidiera aportaciones la empresa Windows!

¿A qué viene todo esto?

A cuento de cierto decreto reciente de la Congregación para la Doctrina de la Fe (restos de lo que fue la Inquisición) que ha determinado lo siguiente:
Quien haya atentado conferir el orden sacro a una mujer, o la mujer que haya intentado recibir el sacro orden, incurre en la excomunión latae sententiae”.(Excomunión automática)
Y se me ocurre esto:

Mujeres sacerdotisas

La cúpula del poder eclesial católico está perdiendo el rumbo.
Lo pierde porque su rumbo no es el evangélico sino el impuesto poco a poco por los primeros seguidores de la secta cristiana (así era considerada por el poder oficial romano, hasta que ambos se aliaron y pasaron a llamar sectas a otros) Porque sigue esgrimiendo criterios que hace muchos siglos declaró dogma, según necesidades, costumbres o prejuicios de aquellos tiempos, y ahora no sabe cómo cambiar y aplicar criterios actuales, mucho más racionales. ¿Por qué los usos y costumbres del siglo III son más válidos que los del siglo XXI?
Que las mujeres no puedan atender sacerdotalmente a la comunidad nada tiene que ver con los textos evangélicos que en nada establecen el sacerdocio como hoy existe y donde no hay constancia de exclusión femenina. El Espíritu Santo Pentecostal no parece haber hecho distinción cuando supuestamente descendió sobre hombres y mujeres.
La Iglesia católica, sigue relegando a la mujer a un puesto accesorio y secundario dentro de su estructura. Hay una discriminación clara y evidente que no se justifica y que contraviene sin duda toda la legislación española, europea y civilizada.
Aún tiene el Papa actual la desfachatez de recordar, hace poco, en público, a su antecesor Gregorio Magno (590-604) y sus contactos con Teodolinda, reina de los longobardos, que terminaron con la conversión de su pueblo al cristianismo, para decir con un cinismo que da vergüenza ajena: «la historia de esta reina constituye un bonito testimonio sobre la importancia de las mujeres en la historia de la Iglesia». Para “convertir” por decreto a sus súbditos sí se es importante ¿no? Eso sí es “bonito”. Pero ser iguales que los hombres, ni hablar... La verdad es que la hipocresía del poder eclesial es sorprendente.

¿Que por qué me importa todo esto? Pues hombre, ya lo he dicho, porque la institución eclesial no para de entrometerse en mi vida y en la de todos, urdiendo estratagemas de aspecto político, intentando mediar y medrar en la sociedad como lo ha hecho siempre, sacándonos dinero de los impuestos mediante acuerdos y concordatos... ¡y ya está bien!
¡Separación de Estado e Iglesia ya!
Como cualquier otra confesión religiosa debe autofinanciarse con sus seguidores. Como mucho, que reciba aportaciones para la labor social, como cualquier ONG o para cuestiones de patrimonio artístico, asunto sobre el que habría mucho que hablar porque tanto oro, tanta ostentación y tanto lujo como encierran museos y sacristías (del Vaticano ya ni hablamos) producto de años de poderío y hasta de explotación de los creyentes, no pueden ser objeto de protección sino de devolución.
Resumido: Cristo no usó copas de oro para cenar con los suyos en su última cena.


2/6/08

MAS DIBUJOS

Unos cuantos dibujos y caricaturas más, porque una sonrisa siempre viene bien.
Las distintas firmas son del mismo culpable (E. Gracia, EDU, Trinidad... soy yo) ¡Qué leches doble personalidad! doble, triple, cuádruple y las que hagan falta.






Mi admirado amigo Medardo Fraile, para mi gusto el mejor escritor de cuentos vivo de este país. Que no se enfade el resto de los buenísimos cuentistas que tenemos, que son muchos a pesar de que nuestros contemporáneos tienden a menospreciar el cuento y la poesía en favor de la novela larga... ¡el caballo grande, ande o no ande...¡seremos paletos y pretenciosos!


Emilio Porta y José López Martínez (Vicesecretario y secretario respectivamente de la Asociación de Escritores y Artistas Españoles (http://www.aeae.es/ ) en plena interpretación de un punto del día, en una reunión de la Directiva




Mi amigo y antiguo compañero de estudios, Justo Pérez París, que desde su silla de ruedas, su magnífica voluntad y su generosidad, dirige la revista Encomienda Mayor de Castilla, de Villarejo de Salvanés. ¡Un monstruo el tío! Ver en http://www.emcvillarejo.com/



Mi amigo el pintor y hombre de compromiso y cultura, Juanma Tapia. Todo un artista. Para ver su obra: www.artistasdelatierra.com/artistas/tapia