SOBRE ESTE BLOG

AQUÍ ARRIBA HAY UNA SERIE DE PESTAÑAS INTERESANTES. GRACIAS POR VISITARLAS.

Este blog sigue dedicándose a actividades culturales aunque no le es ajeno el compromiso humano


24/10/16

A VUELTAS CON ESO DE LA POESÍA


A VUELTAS CON ESO DE LA POESÍA

La poesía actual tienen muchísimas maneras de manifestarse.
Han pasado los tiempos de los cánones intransigentes y cada poeta se expresa del modo que considera más oportuno al tema que está tratando.
Hoy encontramos formas clásicas, poemas en verso blanco y en verso libre, versículos, poemas medidos escritos "a caja", prosa poética, estructuras dactílicas, etc.
No es nada nuevo. Todo esto ocurre desde hace muchísimo tiempo, pero para eso bastaría con leer autores desde el siglo XVI: El Paraíso Perdido, de Milton, El Arte Nuevo de Hacer Comedias... de Lope de Vega, y un largo etc. que ya usaron el verso blanco (medida sin rima) aunque ellos casi siempre en estructuras isosilábicas, mientras que más modernamente ya se combinan distintos metros siempre que la estructura resulte homogénea (generalmente, impares y pares difícilmente se mezclan), fundamentalmente desde comienzos del siglo XX.
Lo malo es que buena parte de los que ahora se llaman poetas desconocen o desprecian estos temas y escriben "a su aire", acertando a veces y fallando las más.
En ocasiones, el ritmo se consigue con estructuras repetidas, anáforas, juegos de acentos colocados para crear eufonía, paralelismos, aliteraciones, asonancias internas, correlaciones, etc. pero muchas otras me temo que no hay manera de entrever la conveniente musicalidad que debe existir en un poema. Aunque también es cierto que puede haber poesía sin musicalidad, sin ritmo, sin eufonía... ¡Bueno, hasta podría hacerse sin palabras! (recordemos aquella genialidad de León Felipe: " Deshaced ese verso,/ Quitadle los caireles de la rima, / el metro, la cadencia / y hasta la idea misma. / Aventad las palabras,/ y si después queda algo todavía, / eso / será la poesía."). Claro que a veces ocurre que a fuerza de restarle elementos, no por maestría sino por ignorancia, lo que el autor llama poema se queda en simple palabrería, en amontonamiento de vocablos enfilados, en batiburrillo o en lista de la compra.
El talento siempre es difícil de medir y no conviene encorsetarlo, pero si la libertad poética no viene acompañada de lecturas bien asimiladas, de esfuerzo, de humildad, de riesgo ponderado y de sentido común, se convierte con frecuencia en hueco artificio e ignorante desparpajo.
Eso sí, que cada uno escriba y lea lo que le dé la gana ¡faltaría más!

__________________________________________________________  


NOTA
A una amiga que me comentó amablemente que un poema mío lo veía como prosa poética, le contesté explicándole algunos detalles para ver si se daba cuenta de las diferencias.
Cierto que el poema era una historia de humor y eso ayudaba a entenderlo como prosa.
Este es el poema en cuestión y abajo van mis comentarios:
VIAJEROS AL TREN
Desesperada y gris, un poco loca,                  
se dispuso a viajar conmigo al fin del mundo. 
—Eso está lejos —dije—, 
mejor nos vamos hasta el parque, 
patatas fritas y cerveza, sol, 
para qué más. 
Pero ella siguió haciendo el equipaje. 
Cientos de cachivaches, zapatos y pañuelos, 
una florete de esgrima (me sigo preguntando para qué) 
guantes, perfume, rulos, crucigramas; 
y tuve que trepar a las maletas para que se cerrasen. 
—¡Vámonos! tengo ya los billetes del tren. 
Era la dueña del asunto.
Se sentó en el asiento junto a la ventanilla, 
apoyó la cabeza, 
y vi el reflejo de su rostro: 
tenía una sonrisa de las que no dejan salida. 
—Voy un momento a por tabaco —dije. 
Seguía ensimismada.
Sus ojos se agrandaron a lo lejos, 
cuando le dije adiós desde el andén. 
Ni ella ni las maletas regresaron jamás.

MI COMENTARIO
Técnicamente es una silva en verso blanco (medido, pero sin rima) de métrica italiana (versos impares) que acepta endecasílabos (11), heptasílabos (7), alejandrinos (14) siempre que se descompongan en los más habituales hemistiquios de 7 sílabas; eneasílabos, siempre que lleven tónica en 4ª sílaba; y algún verso de corte entre 4 y 2 sílabas y algún verso compuesto. (Anoto las medidas al principio de cada verso).
Suelen evitarse las asonancias, aunque alguna puede aparecer y alternarse los metros buscando una eufonía razonable.
Claro que al "contar" una historia se asemeja mucho a la prosa, pero no en la estructura métrica que está organizada como te indico.
No es nada nuevo. Esto se hace desde hace siglos. Muchos también la confunden con la poesía en verso libre, pero como puedes ver, no hay tal.
11          Desesperada y gris, un poco loca,                 
14(7+7)  se dispuso a viajar conmigo al fin del mundo. 
7            —Eso está lejos —dije—, 
9           mejor nos vamos hasta el parque, 
11         patatas fritas y cerveza, sol, 
5           para qué más. 
11         Pero ella siguió haciendo el equipaje. 
14(7+7) Cientos de cachivaches, zapatos y pañuelos, 
7+11     una florete de esgrima (me sigo preguntando para qué) 
11         guantes, perfume, rulos, crucigramas; 
11+7     y tuve que trepar a las maletas para que se cerrasen. 
14(7+7) —¡Vámonos! tengo ya los billetes del tren. 
9          Era la dueña del asunto.
14(7+7)  Se sentó en el asiento junto a la ventanilla, 
7           apoyó la cabeza, 
9           y vi el reflejo de su rostro: 
7+9       tenía una sonrisa de las que no dejan salida. 
11        —Voy un momento a por tabaco —dije. 
7          Seguía ensimismada.
11         Sus ojos se agrandaron a lo lejos, 
11         cuando le dije adiós desde el andén. 
14 (7+7) Ni ella ni las maletas regresaron jamás.

1 comentario:

Javier Marcos Angulo dijo...

Si por desgracia, no hubiera poetas, tendríamos un mundo muerto.